La violencia y el orden

Si  paro en un semáforo en rojo o procuro pagar mis impuestos puede ser a causa de una conciencia cívica adecuada, pero, en última instancia, si mi flaca condición...
foto medio cuerpo

Si  paro en un semáforo en rojo o procuro pagar mis impuestos puede ser a causa de una conciencia cívica adecuada, pero, en última instancia, si mi flaca condición humana cede a la tentación o se inclina al mal, quien me convence de verdad es la posible multa o la sanción. No está el policía o el inspector de hacienda tras de mí, pero su “posibilidad” (violencia latente o virtual, que en un momento dado puede hacerse efectiva) me convence. Este sencillo ejemplo quiere decir que no hay orden social, sistema político, organización del Estado, sin violencia (real o posible), como bien explica Álvaro d’Ors en el libro cuyo título copio para este artículo. Y aquí, por supuesto, el sistema democrático no es una excepción,

Se equivoca quien identifica lo democrático con la antítesis de lo violento. Se habla con frecuencia de “procedimientos democráticos”, para oponerlos  a los procedimientos que suponen brutalidad y/o arbitrariedad. Hemos oído muchas veces, hablando del terrorismo en el País Vasco, oponer los “demócratas” a los “violentos”.

El error parte del olvido de que la antinomia democrático /no democrático pertenece al ámbito político y la oposición violento/pacífico (que no pacifista, que también es un concepto político) es de índole moral. Así, la democracia se convierte en lo contrario de la violencia, de la inmoralidad de la mentira; se erige en una especie de super-valor, en un valor de valores. Esto hace que nuestra vicepresidenta del gobierno sienta “vergüenza democrática” ante no sé qué hecho; o que sea frecuente oír expresiones como “decencia democrática” o “higiene democrática”. Todo esto está bien como retórica y es muy políticamente correcto, pero la verdad es que la democracia, como cualquier otra organización del Estado es inseparable de la violencia. Una violencia que tiene una amplia y diversa gama de realizaciones: desde una pequeña multa a una estancia en la cárcel, desde el mamporro de una de una porra de goma a la realización de un trabajo para la comunidad, desde (en algunos lugares) la lapidación o la horca a  la silla eléctrica.

Esto ha sido así a lo largo de la historia. En el Estado moderno (la idea tantas veces citada de Max Weber) es el mismo Estado quien tiene el monopolio de este medio: monopolio legítimo en la medida en que se somete a las exigencias del formalismo democrático y defiende intereses generales.

Dicho como si fuese uno de los “escolios” de mi admirado Gómez Dávila: no hay orden sin violencia, aunque (por desgracia) pueda haber violencia sin orden.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua en Educación Secundaria, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Málaga. Colabora con distintos medios con trabajos sobre temas literarios, sociales o religiosos.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros:

  • La utopía lenninista

    No me refiero, como quizá  habrá supuesto el lector, a Vladímir Ilich Uliánov, más conocido como Lenin, brillante teórico del marxismo, fundador del estado soviético y uno de los...
  • Catolicismo y Nacionalismo

    Catolicismo y Nacionalismo, desde un punto de vista conceptual, haciendo abstracción de su dimensión histórica, en la medida siempre limitada en que esto es posible, son dos sistemas (vamos...
  • Un procés muy español

    Policías que vigilan para que la gente pueda delinquir tranquila. La izquierda defendiendo ideas de derechas. La derecha asociándose a quienes tienen preparadas las latas de gasolina que servirán,...
  • La sociedad vulnerable

    Hay una ley universal que podría expresarse en estos términos: cuanto más complejo es un sistema, es más vulnerable. Un coche es más complejo que una carreta y un...