La olla a presión: parábola sobre la diversidad escolar

La novela Miau de Pérez  Galdós comienza con una frase que he recordado muchas veces: “Ningún himno a la libertad, entre los muchos que se han compuesto en las diferentes naciones,...

La novela Miau de Pérez  Galdós comienza con una frase que he recordado muchas veces: “Ningún himno a la libertad, entre los muchos que se han compuesto en las diferentes naciones, es tan hermoso como el que entonan los oprimidos de la  enseñanza elemental al soltar el grillete de la disciplina escolar y echarse a la calle piando y saltando”. Es curioso que, más de un siglo después, esta escena  se repita de forma casi invariable: cuando suena el timbre de la última hora, los niños  y jóvenes llenan, alborozados, los pasillos y se dirigen rápidamente, en ocasiones con algún leve atropello, a un lugar que para ellos debe ser la libertad, según la alegría y la expresión de liberación que expresan en sus rostros. Alguna vez, hay que refugiarse en una esquina, a modo de una trinchera improvisada,  para que ese alud no te arrastre.

He pensado alguna vez que la imagen que mejor puede reflejar esa situación es la de la olla a presión. La olla, que acumula y concentra la energía en forma de vapor y lo libera por su válvula. Evidentemente, para que haya fuga y escape debe haber una presión previa. Para que el vapor salga silbando gozosamente, debe existir un enjambre de partículas aceleradas por el calor, chocando locamente entre sí y acumulando esa energía que necesita escape y salida. Esto es, la energía liberadora está provocada por una tensión previa.

En efecto, un centro educativo es una olla sometida a presión y tensiones de toda índole. La diversidad del alumnado, que procede de distintos niveles sociales y culturales. La difícil convivencia entre profesores y alumnos. La dificultad de un trabajo que a ratos puede ser divertido,  pero que requiere atención sostenida y disciplina.

En poco espacio tanta gente y tanta distinta y con distintos intereses conviven creando naturalmente fricciones, roces y tensiones.

En fin, una olla a presión cuyo escape se produce cada día a la salida de clase, pero cuyo alivio más duradero son las vacaciones estivales. ¡Que disfruten los docentes y discentes de este tórrido pero gustoso asueto!

 

Secciones
CulturaEspaña

Nacido en Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua en Educación Secundaria, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Málaga. Colabora con distintos medios con trabajos sobre temas literarios, sociales o religiosos.

Otros:

  • Carvahlo y yo: de las distintas formas de quemar libros

    Hay un gesto en el personaje de Pepe Carvalho, el detective que supone la mejor (y creo más perdurable) herencia literaria de Manuel Vázquez Montalbán,  que me subyugó desde mi...
  • Pemán: razones de un olvido

    ¿Qué extrañas razones determinan la gloria o el olvido literario? ¿Qué motivos arcanos llevan a algunos autores al Olimpo de los elegidos, y a otros al limbo de los...
  • El genio de Lorca

    La obra de Lorca (me refiero ahora a su teatro) parece siempre viva, como si se hubiese escrito ayer, hoy, quizá mañana.  Tiene vigencia para distintas épocas, espacios y...
  • Religión y cultura: un debate urgente

    Pocos días después del fallido conato de golpe de estado en Turquía (julio de 2016), en una tertulia radiofónica se analizaba este suceso, así como, en un plano más...