qué es la calibración

La calibración, también conocida como calibración, es un conjunto de actividades que determinan la relación entre los valores de un mensurando indicado por un instrumento de medición calibrado y...
calibracion de basculas y balanzas

La calibración, también conocida como calibración, es un conjunto de actividades que determinan la relación entre los valores de un mensurando indicado por un instrumento de medición calibrado y los valores relevantes de las magnitudes físicas, realizadas por una unidad de medida estándar, junto con la incertidumbre de esta medición. En el caso más sencillo, consiste en determinar la diferencia entre la indicación de la norma y la indicación del instrumento a calibrar, teniendo en cuenta la incertidumbre de la medición. El objetivo de la calibración es determinar las propiedades metrológicas de un instrumento calibrado que determina su idoneidad para la medición o certificar que el instrumento calibrado cumple determinados requisitos metrológicos. La prueba de las propiedades metrológicas del instrumento calibrado es un documento emitido por el Laboratorio, denominado certificado de calibración, marcado con símbolos de acreditación. Durante la calibración, debe haber una consistencia de medición, también llamada estabilidad de ruta, que es una secuencia continua de referencias de un instrumento calibrado a un estándar nacional o internacional. Calibración se hace usando pesas patron . Clase de la pesa usada depende de tipo de bascula o balanza que nececitamos calibrar.

¿Para qué sirve esta calibración?

La calibración es una actividad que requiere mucha mano de obra y con un gran número de instrumentos es bastante cara, así que ¿por qué deberíamos calibrarla? ¿Existe tal obligación? Los sistemas de gestión de calidad, por ejemplo, las buenas prácticas de fabricación (GMP), exigen la calibración como confirmación autorizada de la fiabilidad de las mediciones realizadas por los instrumentos de medición. La calibración también está asociada a la legalización de los instrumentos, porque es uno de sus elementos. Vale la pena saber no sólo con qué precisión se realiza la medición, sino también a qué distancia se encuentra del valor real.

Calibración repetida – ¿con qué frecuencia?

La calibración de un instrumento de medida determinado deberá repetirse siempre que el instrumento esté en uso y sirva para el fin para el que fue fabricado. En la actualidad, no existen disposiciones legales que fijen los períodos de calibración o los períodos de validez de los certificados de calibración. Las fechas de las calibraciones repetidas deben ser determinadas por el propio usuario del instrumento de medida y registradas en la documentación del sistema de gestión del cliente o sobre la base de su experiencia. La frecuencia de las calibraciones repetidas depende de los siguientes factores:

– importancia de la precisión de las indicaciones de los instrumentos (por ejemplo, las mediciones en el almacén de medicamentos caros serán más importantes que en una oficina normal);

– las condiciones de trabajo del dispositivo (es decir, cuanto más a menudo, mayor es la exposición a temperaturas y humedad extremas):

– impurezas mecánicas y químicas, en particular la presencia de factores corrosivos (por ejemplo, vapores de sustancias corrosivas o, por ejemplo, partículas de barro con sal en invierno cerca de carreteras con tráfico intenso).

Cuanto mayor sea la exposición, más rápido puede producirse el proceso de envejecimiento (y, por lo tanto, el aumento del error de medición puede producirse más rápidamente). Y sí:

– si las condiciones de trabajo son leves (por ejemplo, residenciales, de oficina), los termopares deben mantener su exactitud durante un período de 24 meses (y cada uno de estos períodos debe estar sujeto a mantenimiento, inspección y regulación en el laboratorio);

– si las condiciones de trabajo están cerca de los límites de los rangos de medición (por ejemplo, humedad elevada), y el dispositivo sólo se utiliza periódicamente en estas condiciones, y la mayor parte del tiempo en condiciones suaves, los higerógrafos deben mantener la exactitud de las indicaciones durante un período de 18 meses (y lo que dicho período debe estar sujeto a mantenimiento, inspección y regulación en el laboratorio); a pesar de estas reservas -con fines simplificados-, a veces se supone que el dispositivo debe calibrarse de nuevo al menos una vez al año. Los instrumentos portátiles, vulnerables a las descargas eléctricas, con controles mecánicos o eléctricos, y los instrumentos de uso intensivo deben calibrarse con mayor frecuencia, mientras que los que no tienen controles se almacenan en condiciones de laboratorio y rara vez se utilizan, por lo general, se calibran con menos frecuencia. Se recomienda que, con el deseo de ampliar el tiempo entre los patrones (esto se aplica especialmente a la calibración de patrones de laboratorio), se lleve a cabo la denominada supervisión del patrón, es decir, que se desarrollen (por ejemplo, en forma de gráfico) parámetros significativos a partir de certificados de calibración subsiguientes que demuestren que estos parámetros no cambian de forma significativa en el período de tiempo durante el cual se va a ampliar el tiempo entre calibraciones subsiguientes. El usuario del instrumento de medida (por ejemplo, higrógrafo, termómetro) deberá prestar atención a la necesidad de comprobar periódicamente la exactitud de las indicaciones del instrumento.

– si las condiciones de trabajo están cerca del límite de los rangos de medición (por ejemplo, humedad elevada), y el dispositivo se utiliza continuamente en estas condiciones, la primera comprobación y el mantenimiento deben realizarse después de unos 6 meses, y la siguiente cada 12 meses,

– si el dispositivo es operado bajo condiciones extremas en presencia de grandes contaminantes, la revisión y el mantenimiento deben realizarse cada 6 meses,

– si las mediciones de control efectuadas con otro instrumento controlado muestran un error inaceptable de indicación, la comprobación y el mantenimiento se llevarán a cabo inmediatamente.

Mantenimiento, recalibración (ajuste) y comprobación de la pantalla – ¿realizado bajo garantía?

El mantenimiento, la recalibración (ajuste) y el control de las indicaciones (calibración) de los instrumentos son actividades normales de funcionamiento, por lo que no están cubiertos por la garantía del fabricante y se realizan por un precio a petición del propietario.

Secciones
EspañaTecnología
Sin comentarios

Deja un comentario

Otros: