NO HABRÁ PAZ PARA ÉSTOS MALDITOS.

Soldados israelíes arrestando a un niño palestino de diez años, ¿dónde está el límite?     Javier F. Ferrero Marzo, 30 2019 Soldados israelíes entraron la semana pasada en una...
descarga (1)

12814219_1133906563286378_9073249795802135274_n

Soldados israelíes arrestando a un niño palestino de diez años, ¿dónde está el límite?

 

Soldados israelíes entraron la semana pasada en una escuela palestina de la ciudad de Hebrón, al sur de la Cisjordania ocupada, y se llevaron a un niño de diez años al que liberaron unas horas después. En un vídeo se ve a un soldado agarrando al niño mientras varios adultos, incluido el director de la escuela, intentan evitarlo.

El incidente ilustra el temor de la ocupación militar y las repercusiones que tiene sobre la población infantil. Las leyes civiles y militares de Israel dicen que la responsabilidad penal no empieza hasta los doce años, pero no es la primera vez que los soldados se exceden a sus atribuciones. Está documentada la detención de niños todavía menores en numerosos lugares de Cisjordania, especialmente en Hebrón.


Niños retenidos por el ejército israelí. Imagen de archivo.

Israel arresta cada año a cientos de niños: las estimaciones oscilan entre unos 800 y 1.000. Algunos son menores de 15 años; algunos son incluso preadolescentes. Cuanto más cerca está una aldea palestina de un asentamiento, tanto más probable es que los menores que allí residen acaben bajo vigilancia israelí. Por ejemplo, en la ciudad de Azzun, al oeste del asentamiento de Karnei Shomron, apenas hay algún hogar que no haya pasado por esa experiencia. Sus habitantes dicen que en los últimos cinco años, más de 150 alumnos de la única escuela secundaria de la ciudad han sido arrestados.

Un informe publicado por la ONG israelí B’Tselem indica que a finales de febrero de 2019, las prisiones israelíes albergaban a 205 menores palestinos en calidad de “detenidos por la seguridad” y “prisioneros”.

Mientras la población judía de Hebrón está sujeta a las leyes civiles israelíes, la población palestina, incluso la que aún vive cerca de los colonos, está sujeta a las leyes militares aprobadas por el ejército. Un judío no puede ser molestado por el ejército de ninguna manera, incluso aunque esté cometiendo un delito flagrante, mientras que los palestinos pueden ser arrestados por los soldados incluso arbitrariamente. Esto crea una inestabilidad y una preocupación constante entre la población palestina, pero es justo esto lo que se intenta, que se vayan por temor a ser enjuiciados o a perder la vida.

UNICEF, la Agencia de las Naciones Unidas para los Derechos de la Infancia, denunció “los malos tratos a los niños que entran en contacto con el sistema de detención militar, [que] parece ser algo generalizado, sistemático e institucionalizado”. Un informe elaborado un año antes por expertos juristas británicos, llegaba a la conclusión de que las condiciones a las que los niños palestinos son sometidos representan tortura, y hace apenas cinco meses, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa deploró la política de Israel de arrestar a niños menores de edad, declarando: “Hay que poner fin a todas las formas de abusos físicos o psicológicos a los niños durante los períodos de detención, tránsito y espera y durante los interrogatorios”.

 

 
Secciones
EspañaPolítica

Otros: