Miguel Cornejo: “Tanto UPN como PSN han puesto las semillas de este cambio hacia formaciones soberanistas durante décadas”

Conversación tranquila de @jmfrancas con Miguel Cornejo (@miguelcornejose): Economista, consultor, fundador de Macuarium.com, autor del ensayo “Naciones de Papel” (https://www.amazon.es/Naciones-Papel-Desmontemos-el-separatismo-ebook/dp/B078TRLNR4), responsable de asociaciones en Ciudadanos Navarra.   blog: http://www.noentiendonada.es...
cornejo

Conversación tranquila de @jmfrancas con Miguel Cornejo (@miguelcornejose): Economista, consultor, fundador de Macuarium.com, autor del ensayo “Naciones de Papel” (https://www.amazon.es/Naciones-Papel-Desmontemos-el-separatismo-ebook/dp/B078TRLNR4), responsable de asociaciones en Ciudadanos Navarra.

 

blog: http://www.noentiendonada.es

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

 

JMF: ¿Qué pasa en Navarra que parece Euskadi?

Miguel Cornejo: Por un lado, no es cierto. Sólo suena como Euskadi cuando la ves desde fuera o escuchas al gobierno foral actual. Pero por otro hemos tenido mala suerte. El voto de castigo a la derecha “foralista” de UPN fue a parar a Geroa Bai, la filial del PNV, que se presentaba como moderada. Los desencantados de izquierda y muchos que normalmente se abstenían votaron a Podemos. Y resultó que no sólo no eran incompatibles, sino que fueron capaces de aliarse con Bildu para formar gobierno. Así que una minoría abertzale ha acabado gobernando… y hace todo lo que puede para perpetuarse. Las razones de fondo son más graves. Tanto UPN como PSN han puesto las semillas de este cambio hacia formaciones soberanistas durante décadas, permitiendo que se juegue con la educación y la identidad navarras.

JMF: ¿Hay rebrote independentista en Navarra?

Miguel Cornejo: No es tanto un rebrote del sentimiento independentista como un aumento del poder de los partidos independentistas derivado, sobre todo, de esas circunstancias coyunturales. No hay partidos constitucionalistas que hayan sido capaces de dar respuesta a los navarros. Hay un crecimiento de posiciones soberanistas pero ni mucho menos el que parecen dar a entender los escaños y las medidas del gobierno cuatripartito actual. Pero es cierto que, sobre todo en el norte, se consolida el voto a partidos soberanistas vascos.

JMF: ¿Consideras  a Podemos en Navarra como un partido independentista más?

Miguel Cornejo: No. Podemos Navarra es un híbrido. Tiene componentes habituales de extrema izquierda, activismo social, antisistemas, indignados a secas. Pero aquí, como en la CAV, fue infiltrado por gente mucho más próxima al nacionalismo de Bildu que a las tesis “nacionales” de Podemos. Eso ha resultado no solo en el apoyo a un gobierno con Bildu (que quizá habrían apoyado igual simplemente por echar a los de siempre) sino también en una serie de crisis internas y cambios de liderazgo que aún están en marcha. Podemos en Navarra se ha escindido de hecho, después de que los “nacionalistas” perdieran el liderazgo y rechazaran aceptar su nuevo papel. Podemos en general se ha prestado a coaliciones con quien sea a cambio de poder. Pero aquí, el resultado ha sido un programa esencialmente nacionalista, no progresista. Los votos a Podemos han sido secuestrados por los “submarinos” de Bildu.

JMF: En tu ensayo hablas de las causas del nacionalismo, ¿cuáles destacas?

Miguel Cornejo: El nacionalismo en Navarra se apoya en un sentimiento de identidad diferenciando muy fuerte y muy transversal. En su versión moderada es un “foralismo” o regionalismo que es parte integral de UPN y PSN. Esa identidad navarra solía ser diferente y compatible con la “vasca”, una identidad cultural que es propia de la montaña navarra. Así, a Geroa le han votado muchos que no son nacionalistas ni son vascos, pero sí buscaban una formación netamente suya, no nacional. Los vascoparlantes, que de siempre y hasta hace poco se consideran con frecuencia vascos, navarros y españoles sin fisuras, están viendo cómo el PNV y sus afines predican una identidad vasca diferente, cerrada y separada, definida por la lengua y no por la cultura. La predican en medios de comunicación como Diario de Noticias, en la ETB, y sobre todo en ikastolas y colegios del “modelo D”. Y va calando. Se apoya fundamentalmente en un entramado económico de ayudas, subvenciones, asociaciones y (cada vez más) privilegios a la hora de acceder al empleo público. La presión propagandística y callejera sería el palo, y esto la zanahoria.

JMF: ¿Qué tienen en común el nacionalismo vasco que se extiende por Navarra y el catalán que avanza  en Valencia y Baleares?

Miguel Cornejo: Casi todo. Ambos parten de una mitificación del pasado y exaltación de la lengua propia para crear identidades diferenciadas. Ambos intentan extenderse por asimilación lingüística incentivada o forzosa. Ambos persiguen un gobierno de esa minoría en el territorio reclamado. La diferencia es que hasta hace unas semanas, los nacionalistas catalanes podían decir que ellos no intentaban intimidar a nadie. Aquí, la libertad de expresión ha costado muy cara y sigue sin existir realmente en muchas poblaciones de la montaña. Aquí hay quien ve justificada la paliza a los guardias civiles en Alsasua. Y también, no olvidemos que la mitad de Navarra tiene menos de vasca que de aragonesa. Un poco como la Valencia castellana.

JMF: En tu ensayo también hablas de la necesidad y la posibilidad de combatir el nacionalismo, ¿cómo puede hacerse?

Miguel Cornejo: Poniendo las prioridades en orden. No se puede permitir que por “proteger un lenguaje” se desproteja el derecho de cualquier español de trabajar en igualdad en cualquier punto de España. No se puede permitir que hablar un idioma regional signifique preferencia económica o de servicios. No se puede permitir que los colegios de modelo “D” e ikastolas difundan contenidos discutibles y tengan una proporción de profesorado con antecedentes inasumible. No se puede permitir que las subvenciones a medios de comunicación o cultura se instrumentalicen. Una cosa es proteger un idioma y otra privilegiarlo por encima de lo importante. En concreto, se trataría de reformular la ley del euskera para darle un tratamiento más sensato, y de limpiar la educación usando las herramientas que ya existen. El resto es simplemente gestionar con equidad y transparencia. Hacer cumplir la ley. Sin transigir con los intentos de crear privilegios. Sin complejos ante amenazas de “conflictividad”.

JMF: ¿Y en Catalunya?

Miguel Cornejo: Ahí, como en la CAV, el problema viene agravado por décadas de atrincheramiento en la sociedad civil. Asociaciones, colegios profesionales, fundaciones… tienen con demasiada frecuencia signo político. Pero tiene la misma base y la misma cura. Rompiendo los mecanismos de financiación del “nacionalismo como industria”, eliminando requisitos lingüísticos en la administración, y retomando el control de contenidos y prácticas educativas (no sólo abriendo el idioma). Si hay que abrir expedientes a quinientos directores de centro para que desaparezca la propaganda, habrá que hacerlo. Recordemos que más de la mitad de la población es no nacionalista… y hasta Octubre no se les veía. Hay que quitar las capas que la ocultan y dejar que también a ella le llegue el sol.

JMF: Muchas gracias Miguel, seguiremos porque esto no ha hecho más que empezar… Un abrazo.

Miguel Cornejo: A ver si lo siguiente que comentamos son avances. Gracias a tí y un abrazo.

JMF: Ojalá, Miguel, ojalá.

Miguel Cornejo: Gracias. Aunque por éste lado no se esperan movimientos pronto.

JMF: por Baleares y Valencia si.

Miguel Cornejo: Aquí hay un intento de hacer que el euskera tenga trato de favor en toda Navarra y no sólo en la zona vascófona, pero no es nuevo. Y veremos a dónde llega.

JMF: Veremos. Un abrazo y gracias otra vez.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: