La sociedad asustada

El cambio del lenguaje —sobre todo del que nos llega por los medios de comunicación y las redes sociales— es importante porque indica cambios en la mentalidad y en...

El cambio del lenguaje —sobre todo del que nos llega por los medios de comunicación y las redes sociales— es importante porque indica cambios en la mentalidad y en las actitudes. Antes —un antes indeterminado, pongamos hace varias décadas— se hablaba de verano caluroso, hoy se habla de la llegada de una peligrosa ola de calor, ante la que está todo el mundo alerta como ante la llegada de un huracán. Lo que era antes el frío del invierno, ahora es una ola de frío, cuyo anuncio se acompaña de la noticia de los lugares más fríos en las horas más frías, con imágenes de hielos polares que aquí sólo hemos visto en las películas. Parece que ahora las sequías son más secas que nunca y las lluvias más torrenciales y aparatosas que en otros momentos de la historia. Ante cualquier cambio (meteorológico, social, cultural) hay una palabra emblemática: estado de alerta.  Lo meteorológico es sólo un ejemplo que puede ampliarse a otros campos de la vida humana.

Se nos está animando siempre a tomar precauciones: ante los robos, ante los alimentos, ante los microbios, ante los demás. Se intenta conseguir una seguridad total que no existe y se nos pone en un estado de alarma y miedo, que sí es muy real.

Sin embargo, se olvida que la vida tiene una componente de riesgo, de inseguridad que no puede soslayarse. El riesgo es una consecuencia de nuestra condición de seres libres. No es una cuestión de moda, cultura o mentalidad. Es algo inherente a nuestra naturaleza de seres que viven en el mundo. La seguridad total es una utopía que (como todas las conocidas hasta ahora) da un poco de miedo; pero, si existiera, sería paralizante.

En el mundo de la economía, de la iniciativa social o cultural,  del arte, de las relaciones personales no hay acción sin creación y no hay creación sin riesgo.

Lo que requiere nuestra condición de seres sujetos a lo inseguro e imprevisible es un riesgo inteligente.

Secciones
EspañaSociedad

Nacido en Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua en Educación Secundaria, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Málaga. Colabora con distintos medios con trabajos sobre temas literarios, sociales o religiosos.

Otros:

  • La revolución de un conservador (*)

    (*) Se escribe este texto en el mismo día del histórico anuncio de dimisión del papa Benedicto XVI, el 11 de febrero de 2013. La Iglesia Católica, con esa...
  • El crucifijo

    El hombre que vemos en tantas imágenes que se han multiplicado a lo largo de la historia (pinturas, esculturas, simples y modestas estampas) no esconde nada. No puede tener un...
  • Protesta universal

    El regusto que nos deja la actualidad, después de sumergirnos un rato en su variopinta movida interminable, es el de una protesta universal. Todo el mundo se queja de...
  • Aborto y progreso

    En el debate ideológico una de las oposiciones más usadas es la de conservador/progresista. Conservadores quien desea, quizá impulsado por un sentimiento de temor, que las cosas no cambien, mantener el statu quo. Progresista es...