La política debe gestionar las crisis

Conversación tranquila con María José Vicente, Politóloga, abogada y socióloga.   Yo: María José, ¿cómo ves la actitud del PSOE frente al ‘procés’? María José Vicente: Hola Josep. Un placer estar...
Archivo_001

Conversación tranquila con María José Vicente, Politóloga, abogada y socióloga.

 


Yo: María José, ¿cómo ves la actitud del PSOE frente al ‘procés’?

María José Vicente: Hola Josep. Un placer estar en contacto. En una situación política de polarización forzada, hablar de diálogo, negociación y del estado de derecho no es equidistancia. La actitud del PSOE es la de hallarse en medio de una situación política tensa en la que dos opuestos están tensando la cuerda. Muchos ciudadanos contribuimos a salir de los marcos de quienes agotaron cualquier forma de entendimiento antes de intentarlo. Son tiempos de fracaso político por la no política.

Yo: Pero el PSOE esta al lado del PP, ¿no es equidistante?

María José Vicente: El PSOE considera el referéndum un plebiscito sin garantías y que está alterando enormemente la convivencia entre los ciudadanos. El unilateralismo que está mostrando Puigdemont, profundiza en la crisis política en vez de resolverla, mientras Rajoy lleva años dormido con el asunto catalán. La política debe gestionar las crisis y debe procurar mitigar tensiones en vez de jugar cada uno a la ley del más fuerte. Lo que más diferencia al PSOE del PP es la defensa de la reforma de la Constitución, de poder dar respuestas al problema secesionista desde el modelo federal donde se blinde las competencias autonómicas, sin menoscabo de la solidaridad y sin poner en cuestión la soberanía nacional. En la Comisión Constitucional de 1978 se abordó la cuestión teórica compleja de Estado y nación y “nación de naciones” y seguimos, casi 40 años después, hablando de cuestiones que siguen sin resolverse y donde el diálogo es más que nunca prioritario. Rajoy no puede quedarse de brazos cruzados mirando hacia otro lado, escudándose en la sola legalidad. Falta política.

Yo: Pero a un nacionalista el estado federal no le resuelve nada, no quieren ser un estado federal más sino uno distinto.

María José Vicente: El principal error ha sido en el diagnóstico del Gobierno, habiendo creído que el independentismo no tiene arraigo social en Cataluña. Lo tiene, aunque dudo que sea mayoritario. El federalismo ha dado respuestas en otros Estados cuando aquí seguimos con muchos vacíos a la hora de entender la compleja organización territorial del país. Trabajé en la Comisión General de las Comunidades Autónomas y recuerdo la lucha porque el Senado fuera una Cámara de representación territorial real, porque esa Comisión lograra superar las tensiones que había entre los diversos territorios, pero seguimos sin tener una cámara que represente en verdad a los diversos territorios, donde exista deliberación, propuestas y negociación y se consiga abordar bien la cuestión de las tensiones de poder. La solución no son las vías unilaterales como tampoco el inmovilismo. En medio de todo eso, está el diálogo y la negociación para evitar que la sociedad catalana se parta por la mitad.

Yo: ¿Cómo ven en Europa el proceso?

María José Vicente: Me gustaría poder decir que existe más información sobre España de la que en verdad hay. No se entiende en toda su complejidad el problema. Unos creen que Cataluña ha querido separarse siempre de España, otros tienen una visión romántica de los derechos a la autodeterminación de los pueblos que era casi el lema de la década de los años ’70 en muchos lugares del mundo. Han llegado algunas imágenes de las calles y en la distancia, las imágenes se magnifican y creen que en Cataluña hay un estallido social y todo el mundo se ha echado a calle para desobedecer civilmente al Gobierno de España. Pero también hablo con profesores, funcionarios, gente que viaja y que tiene un planteamiento institucionalista y se critica que, antes de ni siquiera intentarlo, se haya agotado cualquier vía de acercamiento de posturas. El político debe luchar por ese diálogo, por mucho que a quien tenga enfrente no lo entienda. Puedo no estar de acuerdo con Puigdemont como tampoco con Rajoy, pero han sido puestos por los ciudadanos en las urnas y deben, al menos, dialogar y pactar condiciones, intentar lo que se pueda en rebajar el clima de crispación política que hay.

Yo: ¿Por lo que dices tu solución sería la de Podemos?

María José Vicente: Podemos ha insistido en la vía del referéndum, de ese unilateralismo del que antes hablaba. Por supuesto, todo esto está siendo un juego interesado de fuerzas, unos y otros están pendientes de instrumentalizar lo que pueden. En este clima de crispación los argumentos son inaudibles, cuando sólo hacen por hablar más alto que el otro. Los que apuestan por la tensión creen que eso les refuerza socialmente y en las urnas; es la manera de justificarse “ante los suyos”. No creo en huidas hacia delante que generan división, como tampoco creo en las condiciones de una votación que saben que no va a cumplir con las garantías democráticas que son exigibles para convocar un referéndum.

Yo: ¿Pero María José, cabe un referéndum pactado si la Constitución descansa en la soberanía de todos los españoles?

María José Vicente: Cabe que se sienten a dialogar y negociar antes de estar desafiándose los unos a los otros. Los políticos deben resolver conflictos y no crearlos. Unos, por provocación; otros, por cruzar los brazos. Estamos en el momento de mayor crispación provocado por quienes aprovechan que el tema catalán no ha sido un tema importante para este Gobierno. Hemos tenido otras crisis a lo largo de esta democracia. Recuerdo cómo se cerró el Plan Ibarretxe, que parecía que Euskadi iba a independizarse de España mañana mismo… y se propiciaron muchos grupos de trabajo y de diálogo entre diversos grupos parlamentarios para ir avanzando en algún punto de entendimiento. El desafío del referéndum ha venido por dejación de funciones. No ha interesado manejarlo.

Yo: ¿Qué pasará el día 1 de octubre?

María José Vicente: Si se dan las garantías constitucionales, no habrá referéndum. Soy una demócrata convencida y me encantaría poder participar todo en lo que más pudiera acerca de la política que a todos nos afecta, pero ya que es un referéndum sin garantías democráticas, pasando por encima de la junta electoral, el mecanismo de legalidad impedirá que ese referéndum pueda salir adelante. Y tras el 1 de octubre, el discurso trillado del independentismo se agota y creo que se convocarán nuevas elecciones para la Generalitat.

Yo: Gracias María José, hasta pronto.

María José Vicente: Una forta abraçada, Josep.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: