España está dormida como concepto, como mensaje, como narrativa y como marca.

Conversación tranquila con Víctor Sánchez del Real (www.victorsanchezdelreal.com y @sanchezdelreal). Comunicador, empresario y docente. Yo: Victor, la noticia es la prisión incondicional para Oriol Junqueras y los consejeros. ¿Cómo...
1910

Conversación tranquila con Víctor Sánchez del Real (www.victorsanchezdelreal.com y @sanchezdelreal). Comunicador, empresario y docente.

Yo: Victor, la noticia es la prisión incondicional para Oriol Junqueras y los consejeros. ¿Cómo la valoras?

Víctor Sánchez del Real: El fruto de la presión popular, las banderas y la movilización civil. Cuando tras la ralentización de todo el proceso por el gobierno, en aras de sus intereses electorales y posibles pactos por fin ha podido actuar la justicia, esta ha dado la razón a quienes fueron testigos de graves delitos. Pese a los mensajes conciliadores de Gobierno y partidos que les apoyan, con un mero escenario de elecciones semiplebiscitarias, los hechos televisados a millones eran claros. Pero esto solo es un principio. Han empezado a caer los meros ejecutores. Ahora el reto social es que los instigadores, cabecillas huidos y verdaderos autores intelectuales sigan por el mismo camino.

Yo: ¿Es un error político?

Víctor Sánchez del Real: Mi ámbito es la comunicación, no la política. Y en ese campo es sin duda un acierto para un estado de derecho que pese a las componendas y la ausencia de la palabra “castigo” del discurso de algunos partidos, y el victimismo histriónico de otros, puede asegurase que quien la hace la paga. El mensaje de componenda, blanqueamiento no lograba deshacer posiciones en el sector independentista o en el meramente catalanista, ni desde luego era percibido positivamente por una mayoría social. Las banderas españolas que nadie quita de los balcones son un gesto novedoso, pero sobre todo son un mensaje: “cuidado con no hacer lo que se debe”. Que al menos durante unas horas y con prisiones provisionales se mande el mensaje de que romper las normas se castiga es un mensaje de primer orden del sistema, no del gobierno ni quienes lo apoyan.

Yo: Comunicativamente, ¿está despertando España pese a sus políticos?

Víctor Sánchez del Real: España está dormida como concepto, como mensaje, como narrativa o como marca. Es como ese gran producto, con una historia increíble, que un joven y ambicioso ejecutivo de marketing ha decidido arrinconar. Y de repente, cuando menos se lo esperaba se convierte en un éxito, porque es lo que la gente de a pie quiere. Pese al bombardeo publicitario, propagandístico y mediático tiene tal fuerza de historia, de emociones, de valores, que es sencillamente imparable. Viral como diría ese moderno ejecutivo al que le da vergüenza este noble y antiguo producto que tiene mucho futuro por delante.

Yo: ¿A qué achacas que lleve tanto tiempo estando  dormida?

Víctor Sánchez del Real: A una campaña sistemática de abandono y desprestigio nacida no del sentir de los españoles, sino de la alambicada estrategia de todo tipo de ideologías. Un proceso con raíces históricas en el 98, y la generación inmediatamente posterior que empieza a ver como “moderno” la crítica con odio a lo español. Coincide con el surgir de los nacionalismos periféricos cuyo relato es fundamentalmente un anti-españolismo inventado sobre una narrativa absolutamente inventada. Pero más potente ante la progresiva falta de defensa del concepto de España por intelectuales y movimientos políticos. La propia instrumentalización del concepto de España por otros en los terribles enfrentamientos civiles de los últimos 100 años en España, acaban de hacer dormir este concepto. Un concepto que le es natural a cualquier nación del mundo, y que de forma atípica en España solo ha tenido su expresión en lo deportivo, en lo folclórico, pero no como eje de relato y construcción de un mensaje de país. Así que ha quedado durmiente, larvada, esperando su momento de renacimiento… justo cuando es atacada frontalmente por los que pensaban que ya no existía.

Yo: Una prolongación hasta nuestros tiempos de la leyenda negra…

Víctor Sánchez del Real: Sí, pero la Leyenda Negra es un fracaso de la propaganda Española contra competidores externos. Y no fuimos parcos en conseguir tener enemigos en todos sitios. Un mito creado por competidores comerciales, estratégicos o sencillamente morales (ej. la reforma), pero el problema de lo sucedido en los últimos 150 años, justo tras el carlismo, es que el ataque es interno… de grupos con acceso a los medios de difusión regionales o culturales. Una especie de quinta columna con su propia agenda. Y sin duda con algunos ataques externos por confrontación con las ideologías o sistemas que aquí vivíamos. Comunismo e internacionalismo luchaban contra primero monarquía española y luego sistema antagónico instalado en el primer franquismo. Es por tanto una lucha primero contra propagandistas externos, y luego un seguir de los nativos “enfadados” combinados con nuevos ataques externos. Y ya el rupturismo de mensaje de la transisición, que era al tiempo la ruptura con el franquismo, pero un proceso que otros países vivieron con crisis parecidas sin tener dictador. Una nueva “modernidad” que aquí tiene el referente anterior en la España de Franco, o la America de Eisenhower por poner una situación generacional paralela. En España se queman banderas en los 70 pero en los 60 se quemaron en EEUU.   Es el mismo proceso con distintos grados de virulencia y distintos orígenes. El dañado, el sentir patriótico que otros países recuperaron con el crecimiento y orgullo patrio de los 80, pero que en España se difuminó en el autonomismo o se constriñó al deporte.

Yo: ¿Y la famosa ‘Marca España’? ¿Piensas que solo la trabajan para el exterior?

Víctor Sánchez del Real: Es que la Marca España no se trabaja en absoluto. No tiene ni presupuesto. Se debe a la caridad de las grandes empresas, su Comisario es voluntario sin cobrar…. cuando debería ser un factor esencial de varios ministerios: exteriores, turismo, economía…. por poner un ejemplo, el sitio “www.spain.com” ¡está en manos de un avispado ciudadano de Hong Kong! Y el ‘spain.es‘ está orientado nada más al turismo, sin contar elementos de economía o empresa esenciales.  Un desastre por dejadez.

Yo: ¿Tienes esperanza de que ahora rompamos este largo letargo comunicativo?

Víctor Sánchez del Real: Al menos la perdida de miedo a lucir los símbolos, primero con éxitos deportivos y ahora en 2017 con toda la fuerza civil, espero que haga reflexionar a alguien. Pero hace falta una iniciativa del más alto nivel de alguien que crea en la comunicación -por cierto una de las mayores  industrias españolas- y empiece a aplicarla con recursos.

Yo: Nuestros gobiernos solo creen en la comunicación electoral para ellos…

Víctor Sánchez del Real: Y encima una comunicación electoral tramposa, inflada de inversiones en A y en B, de la que ha nacido gran parte de los casos de corrupción. Con lo gastado deberían haber aprendido a comunicar mejor, pero se han limitado a gastar millones para poder repartir más. Cualquier profesional que analice una campaña de los grandes partidos en España puede calcular que lo gastado es muy superior a lo declarado.

Yo: Volviendo al tema catalán, ¿la comunicación del separatismo nos da sopas con honda?

Víctor Sánchez del Real: Yo he recibido enormes criticas por haber publicado mensajes admirativos con respecto a aspectos profesionales. Su ventaja nace de 1.Tener clara la importancia de la comunicación. 2.Dedicar recursos (aunque sea tramposo). 3.Entender la importancia del relato emocional. 4.Tener buena organización basada en el uso de agencias y profesionales. Frente a eso en Moncloa aún están pendientes de que alguien les explique el punto 1. Si el separatismo hace los deberes, pero España hace no presentado, es doble el daño.

Yo: Hay quien dice que Rajoy desprecia la comunicación, de hecho tiene jefa de prensa…

Víctor Sánchez del Real: El primer error es tener algo tan antiguo como “jefe de prensa” que suele ser un periodista que te ayuda a lo básico de las relaciones con los medios tradicionales. Un Gobierno tiene que contar con un gran estratega de comunicación y diversos expertos. Pero aquí se prima el periodismo como herramienta que es un tipo de comunicación totalmente distinta a la comunicación persuasiva. Son deportes parecidos, pero con reglas y profesionales distintos. Además el que la enorme mayoría de los políticos tengan profesiones jurídicas, que gustan del lenguaje críptico, acaba de rematar la receta para el fracaso.

Yo: La fuga de Puigdemont comunicativamente, ¿le va a él bien o le es nefasta?

Víctor Sánchez del Real: Creo que esencialmente le permite seguir teniendo el control del balón, lo que es la base en comunicación. Rajoy y Soraya se felicitaban de su éxito legal con el 155 blando, pensando que le desactivaban, lo que es cierto en el plano legal. Pero en el plano comunicativo la huída le ha dado nuevas oportunidades de lanzar sus mensajes, llevarlo a un marco internacional de nuevo… A Puigdemont le falla el personaje, que es vacuo y dubitativo, pero con un poco de coraje podía haberle puesto las cosas muy complicadas al gobierno. Y el hecho es que sigue siendo foco de atención internacional pese a no “ser nadie” jurídicamente. El poder de la comunicación.

Yo: ¿Cómo se contrarresta lo de Puigdemont en Bruselas?

Víctor Sánchez del Real: En primer lugar sin comunicación, con leyes y justicia rápida. Pero el daño causado por el “no presentado” del gobierno español (Exteriores y Secretaría de Estado de Comunicación como máximos responsables), en el ámbito internacional y el local ha hecho un daño enorme a nuestros intereses. Si nos ponemos ahora con ello puede que en unos años volvamos a donde estábamos, pero hemos retrocedido varias décadas por desidia y total ausencia de profesionalidad.

Yo: Gracias Victor, me quedo con la idea, nada esperanzadora, de que los malos con mucho peor producto hacen maravillas porque son más listos…

Víctor Sánchez del Real: Un buen producto puede acabar en el olvido si no se cuenta. Pero tenemos uno de los mejores productos del mundo. Cultura, sociedad, ideas, valores, historia, geografía…  solo nos falta quererlo y respetarlo un poquito y entender que puede ser uno de los mejores y más apasionantes productos del mundo. Porque no es solo un producto, es algo tan grande e importante como es España.

Yo: Gracias de nuevo. Más adelante, si te dejas, hacemos otra,  seguro que hay tema.

Víctor Sánchez del Real: Yo soy facilón, me dejo hacer de todo.

Yo: Te arrepentirás de esta declaración, ya verás,  jaja.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: