Delibes: el Humanismo

La palabra humanismo es tan amplia y ambigua, arrastra tal caudal de significados y adherencias históricas como el río arrastra piedras y légamo, que a fuer de decir mucho,  puede...

La palabra humanismo es tan amplia y ambigua, arrastra tal caudal de significados y adherencias históricas como el río arrastra piedras y légamo, que a fuer de decir mucho,  puede llegar a no decir nada. Sin embargo, no encuentro otra más adecuada para definir la trayectoria  literaria y humana de Miguel Delibes. Humanismo, preocupación por el hombre. Poner al hombre el centro de la obra de arte, con sus carencias y grandezas, con sus debilidades y sus posibilidades. Cada hombre es en sí digno de comprensión porque en él enraíza una dignidad radical que, en última instancia, tiene un carácter misterioso; y que en el caso de Delibes, tiene claras raíces en el   humanismo cristiano.

Delibes sabe defender la dignidad humana sin caer en la denuncia social fácil, en la obra de tesis o en  las parcialidades de  la llamada “literatura comprometida”. Una de sus obras más conocidas, “Los santos inocentes”, supone un grito desgarrado a favor de los débiles, pero hecho con una elegancia que no cae en ningún momento en el alegato político o en la denuncia fácil. No obstante, late en la obra la comprensión hacia aquellas personas (personajes) que son víctimas de injusticias y abusos. Precisamente la deshumanización, según la feliz fórmula de Ortega, se observa como uno de los rasgos que caracterizan el arte y la literatura modernos. El arte se vuelve sobre sí mismo y da la espalda al hombre en una pirueta de ironía y autosuficiencia. Delibes, en cambio, se vuelve siempre al hombre y a sus debilidades. Cada personaje es amado y mirado con compasión por su creador, incluso los negativos y los malvados. Esta es la única forma de  hacer de la novela no sólo trama interesante, argumento, entretenimiento, sino ámbito de humanidad, espejo de esa gruta profunda y llena de sorpresas que es el alma humana. Se logra así lo que yo llamaría “novela de personaje”. Hágase un experimento: los que han leído sus novelas, ¿qué recuerdan la trama  argumental  o tienen el recuerdo inconcreto pero vivo de los personajes, como quien ha conocido a un hombre real y mantiene  su imagen en la memoria?

Y todo esto lo hace el maestro vallisoletano con una coherencia ideológica y moral que pocos intelectuales españoles pueden exhibir. Sería curioso leer textos de  hace, por ejemplo, 30 años, sobre temas sociales y políticos y comprobar qué escritores tendrían mucho de lo que arrepentirse (algunos lo hicieron públicamente como Laín en su “Descargo de conciencia”) y cuáles firmarían lo escrito hace tres décadas. Delibes pertenece al segundo grupo, que es más reducido de lo que parece, de los que pasarían con notable el examen de coherencia y falta de oportunismo.

Un diario escrito en 1972  titulado “Un año de mi vida” termina con esta frase que resume el humanismo de Delibes y, en última instancia, la clave desde la que se entiende su ingente producción: “Es un máquina demasiado perfecta y reflexiva, el hombre, como para aceptar que todo se reduzca a un proceso fisicoquímico que se desarrolla dentro de un tubo de carne”.

Secciones
CulturaEspaña

Nacido en Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua en Educación Secundaria, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Málaga. Colabora con distintos medios con trabajos sobre temas literarios, sociales o religiosos.

Otros:

  • La sociedad asustada

    El cambio del lenguaje —sobre todo del que nos llega por los medios de comunicación y las redes sociales— es importante porque indica cambios en la mentalidad y en...
  • La revolución de un conservador (*)

    (*) Se escribe este texto en el mismo día del histórico anuncio de dimisión del papa Benedicto XVI, el 11 de febrero de 2013. La Iglesia Católica, con esa...
  • El crucifijo

    El hombre que vemos en tantas imágenes que se han multiplicado a lo largo de la historia (pinturas, esculturas, simples y modestas estampas) no esconde nada. No puede tener un...
  • Protesta universal

    El regusto que nos deja la actualidad, después de sumergirnos un rato en su variopinta movida interminable, es el de una protesta universal. Todo el mundo se queja de...