¿Cuáles son las leyendas más famosas de Guanajuato?

 Guanajuato es un estado que encierra una gran riqueza cultural, por eso no es de sorprenderse que entre sus calles se cuenten muchas leyendas. Aquí te presentaremos las cinco...
copper-4151249_1280

 Guanajuato es un estado que encierra una gran riqueza cultural, por eso no es de sorprenderse que entre sus calles se cuenten muchas leyendas. Aquí te presentaremos las cinco más famosas de la capital del estado homónimo, la ciudad de Guanajuato.

El callejón del beso: Fruto del amor prohibido entre una niña rica y un humilde minero de la ciudad, esta leyenda cuenta como los celos y furia de su padre llevaron a la chica a la muerte precisamente mientras veía a su amado desde este estrecho balcón. Un beso fue lo que cerró con la leyenda y también el augurio de que si te das un beso en este callejón tendrás 15 años de buena suerte con tu pareja.

El Pipila: Según la leyenda, este personaje fue clave para el inicio de la independencia. Protegido con una losa en la espalda, logró incendiar la puerta de la alhóndiga de granaditas, bastión de gran importancia para los españoles.

La Casa de los Lamentos: La muerte de Constanza durante un asalto llevó a Don Tadeo a perder la razón. Entre su dolor buscó a una bruja que lo instruyó en la magia negra para así poder contactar a su amada. Se dice que entre las cosas halladas allí dentro hubo restos de sacrificios humanos y artículos de magia negra.

La momia viviente: Según cuenta, esta leyenda le pasó a un turista cuando decidió visitar Guanajuato. Y es que un día tuvo la fortuna de ayudar a una señora que iba a ser arrojada, al darle la mano vio como un dedo momificado se desprendía. Según la leyenda, las momias de Guanajuato disfrutan de dar paseos nocturnos por la ciudad.

El Salto del diablo: Se dice que en la sierra de Huanimaro hay un valle que fue testigo de como el mismismo diablo bailaba en sus tierras. Según pobladores esto se observó durante una tormenta la cual, gracias a los rayos que emitía, pudo iluminar a un hombre de sombrero, cola y pezuñas el cual, se dice, era el mismo diablo saltando de un picacho a otro.

Secciones
EspañaOpinión
Sin comentarios

Deja un comentario

Otros: