Me gustaría que el peso de los ciudadanos en la toma de decisiones fuese mayor

Conversación tranquila con María Jamardo: Analista político en Ok diario. Colaboradora en medios de comunicación. Consultora. Bimadre. Libre, independiente, crítica e inconformista. Yo: María, te pregunto como gallega. ¿Galicia es...
WhatsApp Image 2017-09-16 at 18.10.34

Conversación tranquila con María Jamardo: Analista político en Ok diario. Colaboradora en medios de comunicación. Consultora. Bimadre. Libre, independiente, crítica e inconformista.


Yo: María, te pregunto como gallega. ¿Galicia es una nación?

María Jamardo: No. ¿Podría haberlo sido? Quizás. Cuenta con todos los ingredientes para ello: geográficamente, por tipología humana, forma de pensar, estructura social (un clarísimo matriarcado), porque es la única región española que históricamente ha sido reino independiente (unida a Portugal). Pero salvo un volátil episodio -que finaliza en 1067- nunca ha tenido un modelo jurídico-político propio. No. Galicia no es una nación.

 

Yo: Según Pedro Sánchez en España hay la tira de naciones, ¿no te convence?

María Jamardo: Pedro Sánchez, como la mayoría de políticos españoles, no tiene la menor idea sobre lo que está en discusión. Ni siquiera en debate social sino solamente político (y ese es el problema mayor del reino). Manejan conceptos como nación, pueblo, democracia, derecho a decidir, … pero en realidad son conceptos vacíos. No me convence en absoluto el planteamiento socialista a la pregunta qué es España? Y me preocupa que los españoles hayamos “cedido” el futuro de España a quienes son causa de su desintegración.

 

Yo: No te convence el PSOE, ¿te convence el planteamiento del PP?

María Jamardo: Tampoco. Soy una “apátrida” partidista. Una huérfana política. Reconozco poco de útil a las formaciones actuales. Todos nos quejamos constantemente en las sobremesas familiares, tertulias televisivas y cafés de media mañana de la desconexión entre la sociedad y quienes dicen representarla. Me gustaría que el peso de los ciudadanos en la toma de decisiones fuese mayor y estuviese menos mediatizado por los partidos políticos que no deberían ser actores únicos en el escenario de una democracia madura y avanzada.

 

Yo: Tienes muy buenos deseos, me apunto, pero me temo que deseos casi imposibles. ¿La sociedad española se deja pastorear demasiado?

María Jamardo: La sociedad española es fuerte pero está enferma. Se ha convertido en deudora de unos favores políticos que prometieron seguridad a cambio de cesión de libertades y que ahora ni garantizan lo primero ni devuelven lo segundo. Costará tiempo pero no hay Política que a largo plazo sea sostenible sin sociedad civil ni impermeable a la misma. De un modo u otro la soberanía popular (como la necesidad de supervivencia misma) se abre camino. Esperemos que no sea violento.

 

Yo: ¿Qué propones?

María Jamardo: Potenciar el individuo (ciudadano de pensamiento crítico) frente a la masa. Así de fácil… Ja ja ja. El individualismo es un atributo inequívoco de las democracias liberales y una aspiración innata de la propia condición humana. Sólo desde una individualidad consciente y sensata podemos aspirar a una sociedad plural y lógica alejada del fanatismo. El colectivismo es siempre violento y extremo. Los fanáticos sentencian con verdades absolutas. Por eso no tienen encaje con el pluralismo característico de la democracia.

 

Yo: Según muchos para acercar la calle a la política ya tenemos a ‘Podemos’…, o ¿no te cuela?

María Jamardo: Qué barbaridad. No hay salvadores desinteresados. La libertad no conoce de pastores y mucho menos de aquellos que cometen un error mayúsculo en sus planteamientos políticos: superponer el concepto de Estado con el concepto nación. Y eso es precisamente lo que permite que históricamente se produzcan derivas totalitarias que buscan únicamente anular lo individual para implantar lo colectivo. La posición política que representa Podemos no es nueva. Podemos predica la “religión civil” de lo homogéneo. Quien comulga con sus ideales será salvado pero ojo con quien se atreva a cuestionarlos… Pensamiento único que garantiza el comportamiento único. Y sólo si conseguimos cambiar la forma de pensar, evolucionarla, podremos cambiar el modo en que elegimos, reaccionamos y nos comportamos. Cambiar las cosas, vamos.

 

Yo: Gracias María, he tirado de tu espíritu liberal; nos queda hablar de Catalunya pero lo dejamos para otro día, seguro que habrá tiempo.

María Jamardo: Sigue si quieres! Yo encantada.

 

Yo: Prefiero que tu, yo y el lector se quede con ganas, Me dicen que el caviar se come en ración pequeña.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: