Lo que la izquierda radical debe a Franco

La izquierda radical en España tiene su justificación última en una falacia que, dicha en forma silogística, es la siguiente: a) el franquismo era una dictadura, b) la dictadura...

La izquierda radical en España tiene su justificación última en una falacia que, dicha en forma silogística, es la siguiente: a) el franquismo era una dictadura, b) la dictadura no es democrática, c) nosotros somos antifranquistas, ergo, d) nosotros somos demócratas. Nada puede objetarse a las premisas a), b) y c); pero el corolario d) es falaz. Cualquier alumno de Filosofía en bachillerato comprende que este argumento rompe un sencillo principio: una desigualdad (A no es B) no conlleva una complementariedad (A es lo contrario de B). Si el franquismo no es democrático, esto no significa que todo el antifranquismo se transustancie en demócrata. Esto convertiría en demócratas a Carrillo, a la Pasionaria, a Enrique Líster o a Josu Ternera, todos ellos (y ella) amigos del pluralismo y la tolerancia, como bien indican sus biografías.

La izquierda radical ha vivido del antifranquismo como legitimación democrática desde 1975. Éste ha sido su máximo sustento ideológico su arma arrojadiza favorita: basta con acusar a alguien de franquista, para enviarlo a las tinieblas exteriores e inhabilitarlo para el debate.

Si el franquismo murió (ideológicamente) en 1975, el antifranquismo sigue vivo, ajeno al desaliento, luchando contra ese enemigo virtual.

Si alguna vez logran sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos (propuesta a la que cualquier día se unen el PP y Ciudadanos), deberían aprovecharlos para hacer un túmulo, como es de Felipe II del que habla Cervantes, para así pagar la deuda contraída durante más de 4 décadas.

Porque, desde 1975 hasta hoy, han sacado al franquismo 42 años de provecho. Más que los que sacó Franco al contubernio judeo-masónico.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua en Educación Secundaria, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Málaga. Colabora con distintos medios con trabajos sobre temas literarios, sociales o religiosos.

Otros:

  • Unamuno y Millán Astray: la persistencia del tópico

    La famosa celebración del Día de la Raza (así se llamaba entonces, sin escándalo de nadie) en la Universidad de Salamanca, el 12 de octubre de 1936, ha sido...
  • Antonio Garrido Moraga, trapero del tiempo

    Antonio Garrido Moraga fue profesor mío de Crítica Literaria en la antigua Facultad de Filosofía y Letras, en aquel ilustre caserón conventual de San Agustín, con sus anchas escaleras,...
  • Besar el pan

    Una costumbre de la época de mis abuelos (que pervivió hasta la de mi madre, de quien la aprendí) era la de besar el pan sobrante antes de tirarlo...
  • Qué saben nuestros jóvenes

    Es una opinión frecuente, una queja generalizada: nuestros jóvenes, incluso los universitarios, tienen un nivel académico que ha bajado a niveles del subsuelo; escriben con unos símbolos crípticos parecidos...