La ambición deportiva en España no compensa

La falta de importancia del deporte en las Universidades españolas provoca que gran número de jóvenes comiencen sus estudios universitarios fuera de España     Cada vez son más...

La falta de importancia del deporte en las Universidades españolas provoca que gran número de jóvenes comiencen sus estudios universitarios fuera de España

 

 

Cada vez son más los jóvenes estudiantes que deciden emprender su camino fuera de su país, lejos de su familia, para poder compaginar estudios con una competición de alto nivel que requiere tiempo, tanto con los entrenamiento como con los partidos. No es porque quieran vivir ¨el sueño americano¨, sino porque el sistema educativo en Estados Unidos ofrece al deportista más posibilidades de poder estudiar y competir a gran nivel.

Son numerosas las diferencias entre el sistema educativo estadounidense y el español, empezando desde el sistema de evaluación, hasta  la relación entre el alumnado y el  profesorado. También es cierto, que el coste de los estudios al otro lado del mar es mucho más elevado, pero numerosas personas acuden con subvenciones que cubren gran parte de los costes, como son las becas deportivas. José Manuel Día, director de la oficina en España de la consultoría Deaquíparafuera, comenta que las subvenciones cubren gran parte de los costes, entre el 70% y  el 80%, que va desde los 30.000 a los 50.000 dólares. Hay personas que se van con todos los gatos pagados, en especial las féminas. Esto es debido a una ley federal que exige que se otorguen las mismas oportunidades en materia deportiva a hombres y mujeres. Como el número de chicas en el mundo deportivo es menor, permite que ellas resulten beneficiadas.

 

En España tiene un peso importante el resultado obtenido en el examen final, mientras que en Estados Unidos se tienen más en cuenta otros aspectos, como la asistencia a clase, la participación y, en definitiva, el trabajo realizado a la largo del curso.

Durante el curso, realmente lo que diferencia al país americano, es la posibilidad de entrenar y competir a la vez que se asiste a clase. Todo son facilidades por parte del profesorado y del alumnado. De hecho, el estudiante deportista puede personalizar su horario, los profesores saben cuándo tienen un partido porque les llega una alerta y establecen una tutoría con el alumno para facilitarle el temario de ese día. Esto es debido a que allí creen en la importancia de los valores del deporte y, por ello, es parte de la formación de los alumnos y no un servicio público a toda la comunidad universitaria como lo es en España. El único requisito es que el deportista debe satisfacer los criterios académicos y los deportivos de la Universidad para poder competir.

 

Un rasgo a destacar es que la educación en EEUU es competencia de los distintos Estados y de las autoridades locales. No existe un ministerio de Educación como en España, y eso le otorga diversidad y descentralización, aunque sí que existe financiación por parte del Gobierno Federal, con becas para estudiantes, investigación o desarrollo.

 

EL PRECIO DE UN SUEÑO

¨Cuando llegué me sentí frustrado, pero eso me hizo aprender a hablar inglés más rápido¨ comenta Raül Timoner, actual jugador de baloncesto de la Universidad de Rio Grande (Ohio) y exjugador del FC Barcelona y de la Selección Española de baloncesto hasta la categoría cadete. Hace cuatro años decidió emprender una aventura, y volar hasta Estados Unidos, con una beca deportiva, donde podría seguir con su carrera baloncestística y estudiar una carrera universitaria. Afirma que ¨ el modelo de trabajo de la Universidad de USA permite al deportista poder competir a gran nivel a la vez de estudiar, cosa que en España si quieres tomarte en serio el baloncesto tienes que hacer la carrera en el doble de años o más, ya que los entrenamientos quitan mucho tiempo. En España es muy difícil estudiar y jugar al baloncesto a la vez¨. Solo ve a su familia en vacaciones pero afirma que ya está acostumbrado a estar lejos. ¨ No es que ya no quiera estar con ellos, ni mucho menos, adoro las vacaciones con mi familia, es de los mejores momentos del año. Pero llega un momento que te adaptas a todo esto, que sabes que es tu vida, y que hay días que a lo mejor piensas que te gustaría estar con ellos, pero son momentáneos, esto ya es mi vida, y a lo que me costaría adaptarme es a una vida diferente a esta. Pero ojalá llegue el momento en que pueda llevarme a mi familia donde fuera a jugar, pero eso está muy lejos aun¨, comenta.

Existen opciones intermedias en nuestro país, como son las universidades en las que el deporte tiene un gran valor. A Sergio Mendiola, jugador del UCAM Basket y estudiante de  3º de fisioterapia, se le presentó la opción de, sin abandonar su país, poder compatibilizar el baloncesto con los estudios, ya que afirma que siempre hay que tener una segunda opción por si la principal no sale bien, ya sea por falta de nivel o por lesión.

En este tipo de centros, que cuentan con sus propios equipos federados, facilitan a los alumnos el cambio de prácticas y no les cuenta la asistencia a clase, la tienen justificada. Además, si un examen les coincide con un partido o un entrenamiento, les cambian la fecha para que puedan asistir a su evento deportivo. Ha podido debutar en la ACB de baloncesto sin necesidad de buscarse un equipo externo a su universidad.

Todo lo contrario ocurre en los centros públicos, donde no es nada fácil compaginar la labor estudiantil con la deportiva. Adriana Yebana, jugadora de fútbol femenino en el Elche CF y estudiante de TAFAD en la Universidad de Alicante, afirma que le falta tiempo, en especial en época de exámenes, ya que los entrenamientos son por la tarde y es en ese momento donde debería  estudiar. Además, también está inscrita en el equipo de su centro de estudios con el que juega de vez en cuando partidos contra otros centros, y por los que sí les cambian las prácticas de día. Si la falta es por un evento deportivo ajeno a la universidad, no ofrecen ningún tipo de facilidad, ni el centro ni el club.   ¨La única facilidad que he tenido es que al ser  deportista de élite la nota de corte para acceder a la carrera es más baja¨, afirma la joven futbolista.

A pesar de que tiene que invertir horas en los entrenamientos, intenta compaginar los estudios y el deporte y ¨después de estudiar, ir y chutar dos balones se me olvida todo¨ comenta entre risas. También destaca que su situación por ser mujer es diferente. Explica que existen personas del sexo contrario, que con su mismo currículum deportivo han dejado los estudios y ahora se dedican plenamente al fútbol y cobran un sueldo.

 

Estos son algunos de los ejemplos de jóvenes deportistas que intentar compaginar unos estudios con su pasión. Algunos encuentran más facilidades que otros dependiendo del lugar donde estudian. Es necesario, que tanto las Universidades españolas, como su sistema educativo, entiendan que  el deporte les puede ayudar a diferenciarse, a atraer nuevos alumnos internacionales y a que los nacionales no emprendan una carrera fuera de su país. Futuros grandes deportistas que se escapan de  España.

 

 

 

 

LA OBTENCIÓN DE UNA BECA

Los requisitos necesarios para acceder a la Universidad en Estados Unidos son acabar el Bachillerato, aprobar el SAT, que es la selectividad norteamericana, y superar el TOEFL, la prueba de inglés. Deaquíparafuera, una consultoría especializada en la obtención de becas deportivas en Estados Unidos, explica que el SAT no es difícil, pero que exige dedicación y realizar los ejercicios. Si además se quiere obtener una beca deportiva, se suma una validación técnica del jugador, que puede hacerse presencialmente o a través de un vídeo. Y por último, una validación del desempeño en competiciones oficiales. Existen diversas  entidades dedicadas a aconsejar y conseguir una beca deportiva en el extranjero como AGM Sports, DecoaSports o el proyecto Study and play de la Fundación Rafa Nadal.

 

 

 

El estudiante deportista puede personalizar su horario y los profesores reciben alertas informativas del día que tienen partido

 

Jénifer Vicente Carrillo. 3º Periodismo

 

 

 

 

Secciones
DeportesEspaña

Estudiante de 3º de Periodismo y Periodismo deportivo en la universidad CEU Cardenal Herrera. Dicen que hablo mucho, pero yo creo que son ellos que hablan poco. El arte de hablar.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: