El café del almirante

Abrir el periódico  o asomarse a cualquier medio es contemplar el espectáculo bochornoso y un tanto pintoresco de los partidos -cualquier partido- y sus mangas y capirotes, como diría...

Abrir el periódico  o asomarse a cualquier medio es contemplar el espectáculo bochornoso y un tanto pintoresco de los partidos -cualquier partido- y sus mangas y capirotes, como diría Bergamín, con el dinero público. Las cifras son un poco mareantes, con esas hileras interminables de ceros. Cuentas ocultas, boatos dignos de un emir árabe, lujos y prebendas escandalosos desfilan delante de nuestros ojos sorprendidos. En el fondo, se trata del triunfo de un estilo sórdido y chabacano, que ni siquiera tiene la gracia de nuestra clásica picaresca.

Todo este mundo me ha hecho recordar una curiosa anécdota del que fue ministro, presidente del gobierno y “eminencia gris” del régimen de Franco, el almirante D. Luis Carrero Blanco. He leído la anécdota en el libro de Manuel Campo Vidal Información y servicios secretos en el atentado al presidente Carrero Blanco.

El almirante era un hombre de costumbres austeras y hogareñas. Todos los días solía seguir la misma rutina (circunstancia que facilitó mucho su asesinato) con la sencillez y la falta de boato (y de seguridad) con la que va diariamente un administrativo a su oficina. El almirante tenía la costumbre tan española de tomarse un café por la mañana. Se lo subía un camarero desde de un bar cercano a la sede de la Presidencia. El camarero entraba con su bandeja en la mano, atravesaba las pobres medidas de seguridad que habría, pasaba al despacho mismo del presidente y le dejaba el café sobre su mesa. Carrero se sacaba de su propia cartera una moneda (quizá en aquellos años sería un “duro”, las 5 pesetas de entonces) y pagaba su inocente vicio, dejando una propina que era, sin duda, algo escasa (casi tacaña) para un hombre de su posición.

Ricardo de la Cierva se asombra de las paupérrimas medidas de seguridad, fruto quizá de una injustificada confianza, que rodeaban al entonces número dos del régimen. Don Luis -esto facilitó enormemente su asesinato- todas las mañanas a misa, a la misma hora, por el mismo itinerario y acompañado de la parva compañía de un motorista.

Todo esto me parece un llamativo contraste con estos tiempos de Visas Oro, de comidas oficiales pantagruélicas y coches oficiales que parecen sacados de un serie americana hortera. La imagen del almirante pagando su café me resulta peregrina y, como decían los curas de antes, edificante

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua en Educación Secundaria, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Málaga. Colabora con distintos medios con trabajos sobre temas literarios, sociales o religiosos.

Otros:

  • El 14 de abril y sus equívocos

    El 14 de abril, aniversario de la llegada a España de la II República, trae como siempre recuerdos, celebraciones y debates. Hay un sector de la izquierda (aunque, por...
  • Manuel Alcántara: el punto justo

    El artículo periodístico, la columna, como los demás géneros literarios, tiene sus características y sus límites. Se ha repetido, por parte de cierta crítica, que los límites entre los...
  • Una fe sin fronteras

    Es sabido que la palabra “católico” significa universal. Comento dos experiencias donde pude captar de forma directa y personal este carácter “católico” de nuestra religión. La primera, la asistencia...
  • ¿Es tan malo el mercado?

    A los mercados se les atribuyen efectos perversos, casi demoníacos. Toda la culpa del desaguisado económico es de ellos, de su frío cálculo, de su taimado egoísmo. Y es...