Democracia y moral

Creo que democracia tiene esencialmente un carácter jurídico-formal. Por lo mismo me resulta sospechoso el discurso de los «valores democráticos», tan querido a la izquierda intelectual (Habermas, Arent…).  Repito...

Creo que democracia tiene esencialmente un carácter jurídico-formal. Por lo mismo me resulta sospechoso el discurso de los «valores democráticos», tan querido a la izquierda intelectual (Habermas, Arent…).  Repito argumento: la democracia es un mecanismo para que distintas opciones (políticas, religiosas, morales) se articulen mediante normas, siguiendo unas reglas de juego. En este sentido, es más forma que sustancia. Se puede ser demócrata y de derechas o izquierdas, ateo o creyente, casto o promiscuo. Igualmente se puede ser antidemócrata con todos estos apellidos.

Ahora bien, este formalismo jurídico no puede llevarnos a un equívoco peligroso: pensar que la moral es un asunto indiferente, un personaje no invitado en este teatro. Esto hace que cada cual actúe sin principios, acogiéndose simplemente a la vigilancia del aparato judicial y buscando, aunque sea fraudulentamente, el beneficio propio del grupo (partido, clan, aparato). Lo cual -lo hemos comprobado en más de una ocasión- conduce al desastre y a que el sistema haga agua por todos sus poros.

Porque, si la democracia es la forma, la sustancia que se asocia a ella, su contenido es la conducta humana actuando para los demás según unos principios; esto es, la moral. Sin moral no hay cosa pública («res publica» en su sentido antiguo), y mucho menos democracia (una forma reciente y rara de «res publica», más compleja y, por lo tanto, más delicada) que funcione. Si falta la moral, si la corrupción campa por sus respetos y se convierte en una vigencia social aceptada por la mayoría, este tinglado se cae como un castillo de naipes, tiene la consistencia de una carcasa hueca. Porque no puede haber forma sin sustancia.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Álora (Málaga), 1960. Profesor de Lengua en Educación Secundaria, Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Málaga. Colabora con distintos medios con trabajos sobre temas literarios, sociales o religiosos.

Otros:

  • ¿Hay artistas de derechas?

    La pregunta con su simpleza plantea un problema que, cuanto menos, debe incitar al asombro. Si hay panaderos, dentistas y comerciantes de derechas (como de izquierdas, claro está), ¿por...
  • Los enemigos de Marx

    Hace más de un siglo y medio se publicaba uno de los documentos más importantes e influyentes de la historia de la humanidad; uno de esos documento de los...
  • La Corona y la democracia en España

    El paso de un sistema político autoritario a una democracia no se da en España, como en otros países, en forma de ruptura, sino de reforma legal. Aquella famosa...
  • El mito de la cultura republicana

    La cultura española vive en la primera mitad del siglo XX, sobre todo en las décadas de los 20 y 30, un periodo de brillantez, que ha hecho que...