¡Atentos pasteleros! Nueva ley del pan en España

El pan. Ese gran acompañante de todos los platos, entrantes y postres desde su creación. Y es que ¿quién no ha disfrutado bañando un trozo de pan en la...
dough-943245_1280 (1)

El pan. Ese gran acompañante de todos los platos, entrantes y postres desde su creación. Y es que ¿quién no ha disfrutado bañando un trozo de pan en la salsa que ha sobrado de ese gran filete? o ¿quién no ha buscado el pan que mejor se adapte a su dieta para seguir manteniendo su línea y sin privarse de sus suculentos bocadillos? Y es que el pan ya se ha convertido en nuestro inseparable amigo a la hora de sentarnos a la mesa, pero también, al irnos de ruta de por el campo, al preparar la merienda de nuestros hijos… en definitiva, en todos los aspectos de nuestra vida relacionados con la comida. Y es por ello, que el presente gobierno del PSOE ha querido premiar a panaderos y a las fábricas de pastelería, así como a los consumidores, promoviendo una nueva y renovada ley del pan. Esta fue propuesta el pasado abril por el Ministerio de Agricultura con el objetivo de cambiar la impuesta en el año 1984, cuando no había tanta variedad como ahora.

 

¿Y cuáles son los objetivos que persigue esta renovación que verá la luz a partir del próximo mes de julio? El gobierno busca lo siguientes:

 

– Fomentar la competitividad de las empresas españolas en la Unión Europea

– Dar garantías al consumidor de que va a ingerir un pan de calidad debidamente elaborado y etiquetado

– Dar prioridad a la innovación panadera

– La lealtad entre las distintas industrias elaboradoras

 

Por lo tanto, si estos objetivos se cumplen, las fábricas de pastelería podrán estar más tranquilas, ya que no habrá la archiconocida competencia desleal, por lo que todas las fábricas de pastelería y panadería, estarán en igualdad de condiciones.

 

Y esto ha provocado la ampliación también de la definición de “pan común”, la cual abarcaría un mayor número de clases de pan, así como de artículos relacionados, algo que conllevaría un gran ahorro en los bolsillos de los consumidores, pues el IVA de muchos productos bajaría de un 10% a solo un 4%. Esto es un gran dato si partimos del hecho de que el consumo de pan ha descendido de una forma abrupta, pues, según muestran los datos, se pasó de consumir 57 kilos de pan por persona en 1998 a unos 31 kilos el año pasado.

 

En definitiva, se ha propuesto una ley que permitirá a las fábricas de pastelería y a las panaderías poder llegar a más hogares, como bien se hacía antes, algo que ayuda infinitamente tanto a fabricantes como a consumidores.

 

Secciones
EmpresasEspaña
Sin comentarios

Deja un comentario

Otros: