ACUDIMOS AL CONCIERTO DE LAS EMOCIONES

 ACUDIMOS AL CONCIERTO DE LAS EMOCIONES  Concupiscencia Del lat. concupiscentia. En la moral católica, deseo de bienes terrenos y, en especial, apetito desordenado de placeres deshonestos. Acudo con mucha frecuencia al DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, en su versión digital, y se observa que muchas...
penis-of-God-300x283

 ACUDIMOS AL CONCIERTO DE LAS EMOCIONES

 Concupiscencia

Del lat. concupiscentia.

  1. En la moral católica, deseo de bienes terrenos y, en especial, apetito desordenado de placeres deshonestos.

Acudo con mucha frecuencia al DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, en su versión digital, y se observa que muchas de las definiciones se extralimitan de su sentido puramente etiológico. La definición de Concupiscencia contiene una orientación puramente moral. Si un escritor utiliza esta palabra al margen de la moral de cualquier religión, es posible que defina este concepto en sentido contrario, es decir en positivo.  El apetito desordenado de placeres deshonestos, es una frase cargada de sentido moral y religioso.  La concupiscencia es un concepto que expresa cualidad sensual, sexual y erótica. En sí misma expresa el apetito para gozar de los placeres, que cuanto más se aparten del orden moral establecido es mejor y más deshonestos. Esta constate se da entre iguales en libertad y deseo.

ACUDIMOS AL CONCIERTO DE LAS EMOCIONES

Por  Pere Taracena

Desde muy niños somos conocedores de los cinco sentidos del ser humano: ver, oír, oler, gustar y tocar. Estos cinco sensores constituyen las puertas por donde captamos nuestra sensualidad. Después nos han hablado del SEXTO SENTIDO, se trata de sensaciones sutiles ajenas a la percepción de la realidad y que pertenecen al universo esotérico. Oculto, reservado. Dicho de un concepto que es impenetrable o de difícil acceso para la mente. Doctrina que se transmitía oralmente a los iniciados en ella. En la Antigüedad era impartida por los filósofos solo a un reducido número entre sus discípulos.

Otros tratados vienen a explicar que los cinco sentidos de la sensualidad, pueden y deben estar al servicio de la sexualidad. Pero la sexualidad como sentido autónomo y motriz de toda nuestra realidad humana, personal y social, se encuentra en el limbo de los prejuicios y de los complejos. Más aún, la cuestión sexual es una materia a la que es lícito censurar y en muchos de los casos ni mencionar. Tabú encofrado en la misión puramente biológica del aparato genital reproductor, femenino y masculino. El sexo es clandestinidad, frustración, tabú, en una palabra. No es ningún disparate si hablamos del SEPTIMO SENTIDO.

No solamente tenemos carencia de una educación sexual laica y sin tabúes, sino que ya nuestros ancestros condenaron al ostracismo más inhumano, el derecho a nuestra realización sexual. Realización sexual en libertad, igualdad, respeto y responsabilidad. Este vacío es patente y carece de interés para los responsables políticos de los planes de educación. Debieran corregir esta mutilación y sobre todo para que la educación sexual salga de la clandestinidad más hipócrita. Porque la educación sexual en libertad está bajo la represión del nacionalcatolicismo.

Nadie es ajeno al tema de la sexualidad. Si se aborda sin perjurios y sin complejos, es fácil hablar de la sexualidad y de las sensaciones y emociones que produce. Porque en todos los seres humanos, salvo aquellos que voluntariamente renuncien a ella, brotan en su interior emociones sexuales. En términos de la cultura clásica es Eros quien hace acto de presencia, ante el principio de que a toda acción corresponde una reacción. Todo estímulo sensual o sexual tiene su respuesta con la excitación erótica. Los términos lujuria, libido, sexualidad, masturbación, coito, erotismo, homosexualidad, lesbianismo, son conceptos todos ellos negativos, marcados con el estigma de la moral judeocristiana. Todas estas sensaciones, emociones y sentimientos son malos y perversos. Aunque su origen sea religioso, la cultura laica los ha asumido como deshonrosos; imperando la supremacía machista en este campo. Desde niños hay que reprimir los sentidos naturales sin son de naturaleza sexual.

Todos estos términos se comprenderán mejor si nos adentramos en el mundo de las emociones. Considerando y valorando los órganos genitales y la sexualidad como valores positivos. Es decir, dadores de emociones ajenas a la moral, la religión y las costumbres tradicionales. Para mejor entender la utilización de estos conceptos, es preciso aplicar a cada palabra el contenido que cada persona libremente le otorgue. 

Sensaciones como el gozo, el placer, la alegría, el amor, la amistad, la ternura, las caricias, el erotismo, el coito, la masturbación, la felación, sin distinción de sexo, son en términos objetivos, energía cargada en positivo. Entre los siete pecados capitales, la lujuria es el que está directamente ligado a la sexualidad. Se define como “apetito torpe de cosas carnales” y la virtud contraria a este vicio es la castidad. Pero desacralicemos estos valores morales y religiosos. Para mejor entender este concepto de carga positiva, podemos utilizar el símil de dos asistentes a un concierto de música clásica, donde haya solistas, orquesta y coros. Uno de los asistentes es un simple amante de la música clásica, sin embargo, el otro, es un director de orquesta consagrado y además fue concertino de una de las orquestas que él dirigió. ¿Quién apreciará mayor gozó en este maravilloso concierto?  ¿Quién de los dos percibirá los matices con mayor agudeza auditiva? Aunque sea muy difícil medir el mundo de las sensaciones y el universo de las emociones.

Este ejemplo sirve para ilustrar que la sexualidad ha sido apartada de las emociones si no está implicada directamente en los gentiles, garantes de la procreación. De esta manera mutilamos nuestra realización sexual. Cuanta mayor experiencia tengamos en el conocimiento y práctica de todos los instrumentos, mayor será nuestro gozo, nuestro placer y mayores satisfacciones compartiremos. El ayuntamiento de los animales se produce a través del instinto, que garantiza la procreación en la especie. Pero en el caso de los seres humanos, la procreación no viene impuesta y pueden realizarse sexualmente al margen de ella. Al margen de cualquier valor moral o religioso, el ser humano es libre de planificar la concepción de sus hijos. El control de la natalidad y la interrupción voluntaria del embarazo, emanan del derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo.

Volviendo al concierto de las emociones. No olvidemos que a todo estímulo corresponde una respuesta. Si el estímulo tiene carga positiva, la respuesta será placentera y positiva. Las emociones pueden venir también con carga negativa: el dolor físico, la tristeza, la angustia… ¿Por qué no responder con todas las emociones, incluyendo las emociones sensuales, sexuales, eróticas y hasta pornográficas? Estos conceptos han de salir del ámbito de la moral y la religión. Lo lúdico, lo impúdico, lo deshonesto desde el punto de vista sexual y la concupiscencia, no irradian en sí energía negativa. La resultante en el estado de ánimo de la persona es sexualmente muy positiva, aunque no estemos ante un acto sexual y genital exclusivo. Una persona realizada sexualmente en libertad, es una persona cargada de energía positiva.  Y está mejor preparada para responder ante una invasión de penas, miserias y calamidades de carga a veces muy negativa.

Con este planteamiento, el autor de este brevísimo ensayo, es consciente de que puede ser incomprensible o incluso rechazable por la cultura judeocristiana. Donde el sexo está limitado a la procreación y toda realización sexual al margen de estos fines divinos, es negativa y en muchos casos considerada antinatural.

https://drive.google.com/file/d/1DobrOjL3BXJEfip6gr89jNXy93JtljAS/view?usp=sharing

Secciones
EspañaSociedad

Republicano con arraigo familiar. Crítico con la ilegítima monarquía española. Denunciante incansable de los impostores del periodismo, creadores del NODO que apoya y apuntala el Régimen del 78. Español de la España Republicana. Muy sensible con el conflicto entre Catalunya y el Estado Español. Padre de una hija catalana de nacimiento. ¡SALUD Y REPÚBLICA! Compañeras y compañeros.

Otros:

  • FBrz0l4WUAYMl7L

    CUATRO ENSAYOS DEDICADOS AL IMPOSTOR FERRERAS

      Esta noticia puede ser «falsa» pero tratándose de este personaje es muy verosímil… CUATRO ENLACES DE LOS MUCHOS DEDICADOS A FRRERAS  IMPOSTOR DEL PERIODISMO DE LA «SEXTA CARROÑA»...
  • 83090060_184495416281803_3278186359071703040_n

    AHONDANDO

    AHONDANDO Tocar tu espalda y acariciarla suavemente Arriba, abajo, a ambos lados Abrazarte y buscar los pezones, girarte Y mirando tus ojos, besar los labios en una entrega salvaje...
  • 14215183_831053233695557_2101244273_o

    LA PLURALIDAD DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA

    LA PLURALIDAD  Pedro Taracena Gil Multitud, número grande de algunas cosas, o el mayor número de ellas. Cualidad de plural, como específico de la cantidad. Múltiple, que se presenta en más de un aspecto. En España y sobre todo en los Medios de Comunicación se alardea de la pluralidad...
  • 11354993_633879043412978_1298209139_n

    LA UNIDAD DE ESPAÑA

    LA UNIDAD DE ESPAÑA  Pedro Taracena Gil Periodista  ¿Qué factores intervienen en el concepto que define la UNIDAD DE ESPAÑA? Dicho de otro modo. ¿Qué características asumimos los habitantes...