TRES RELIGIONES FALSAS Y UN SOLO DIOS VERDADERO Actualización 2021

TRES RELIGIONES FALSAS Y UN SOLO DIOS VERDADERO  El cinismo de la Historia: Ironía o contradicción Pedro Taracena Gil PRIMERA PARTE La Historia ha brindado siempre argumentos sobrados a...
Pedro Taracena GilP4040003
Pedro Taracena Gil Periodista

TRES RELIGIONES FALSAS Y UN SOLO DIOS VERDADERO

 El cinismo de la Historia: Ironía o contradicción

Pedro Taracena Gil

PRIMERA PARTE

La Historia ha brindado siempre argumentos sobrados a los agnósticos, ateos o simplemente apóstatas, para renegar de sus creencias o para no creer en ningún dios. Es fácil contemplar cómo todas las religiones son la respuesta a la exigencia de trascendencia que brota de lo más profundo del hombre. Pero también, es demostrable que han sido las clases sacerdotales, quienes han prostituido la doctrina. Manipulando su contenido, creando el sentimiento de culpa en las conciencias. Matando el libre albedrío para discrepar y elegir en libertad. Las tres religiones monoteístas configuran gran parte de la civilización occidental y sobre todo de la vieja Europa. Los rabinos hebreos, los imanes musulmanes y los presbíteros cristianos, tienen un mismo denominador común. El ansia de poseer la voluntad de las conciencias para ejercer el poder. A la sombra de las sinagogas, iglesias y mezquitas, los sanedrines, sínodos y ayatolas o talibanes, germinan las posturas radicales y los perfiles fanáticos. Donde se confunde lo religioso y lo político de forma interesada. Bajo apariencias democráticas, son teocracias despóticas y en no pocos casos sanguinarios.

Cuando los teólogos analizan los textos bíblicos y coránicos, inspiración de las tres religiones, cuyo dios sólo se diferencia en el nombre; Yahvé, Dios o Alá, descubren que los desmanes cometidos en su nombre, no tienen consistencia teológica. Pero en todos los casos, se atribuyen la docencia e infalibilidad, de ser padres y maestros de la doctrina revelada. Erigiéndose en magisterio auténtico para la grey.

Las guerras y conflictos cristiano-árabe-israelí, que en estos tiempos nos aterrorizan, son reivindicaciones religiosas encubiertas. Los gritos de guerra son inequívocos: ¡Que Dios bendiga a EEUU! ¡Alá es grande! ¡Israel es el pueblo elegido! Todos se matan en nombre de la misma divinidad. Son conscientes de que es la misma, puesto que creen en el monoteísmo y muchos patriarcas, profetas y reyes de las tres religiones, son comunes. Abrahán, Moisés, David y el propio arcángel Gabriel.

Ante esta puesta en escena perversa, los incrédulos y agnósticos, tienen más pruebas que nunca para dudar hasta de la misma existencia de Dios. Los tres montajes religiosos, hechos bajo la sombra de la misma Trinidad y al servicio de los poderosos, han ejercido el poder manipulando las conciencias fanatizadas por ellos mismos.

Pío XII pronunció una frase que llegó a hacerse proverbial: «El pecado del siglo es la pérdida del sentido de pecado». Y tenía su razón. Desaparecido el sentido de culpa, cesa la manipulación de los intermediarios de Dios, utilizando las cátedras, los púlpitos y los confesionarios. El negocio de la salvación de los hombres debía cambiar de estrategia, porque ya hay muchos países que se han librado, al menos en parte, de la influencia real de la clase sacerdotal. Sólo han quedado para mantener el rito como costumbre social. Pero desgraciadamente, hay otros pueblos como Israel, Irán, Afganistán y el propio Vaticano, por poner ejemplos del monoteísmo, casi siempre interesado, fanático e intolerante. Donde el poder militar y político se funden con reivindicaciones religiosas al servicio de la intolerancia y la insolidaridad.

Pues ante las barbaridades que están llevando a cabo en no pocas partes del mundo, ninguna sede religiosa de popes, patriarcas, obispos, arzobispos, ayatolas, imanes, rabinos, presbíteros, levitas y pastores, han condenado los crímenes fratricidas y las conductas caínicas de la Historia. En todos los casos son los más cercanos al altar los que avivan las matanzas de los abeles. Caín mató a su hermano Abel. En Israel, los hebreos ortodoxos. En EEUU los cristianos conservadores y puritanos.  Y en el mundo musulmán los fanáticos suicidas. Tres vertientes del mismo radicalismo y los tres de inspiración divina. Los unos ganan el cielo, los otros la tierra prometida porque son el pueblo elegido y los terceros desean imponer su civilización cristiana al resto del mundo. Si después de una reflexión sobre este triángulo de encrucijada religiosa inspiradas por la misma deidad, alguien cree en Dios es porque necesita reinventarlo. Mientras, los seguidores de Mahoma, de Cristo y de los Hijos de Israel, avivan la llama del odio, Abel sigue siendo asesinado por Caín. El eje del mal está muy bien definido…  De cuya malicia no se escapan los capos y sus cómplices, todos ellos muy entregados a salvar la humanidad… España lidera la Europa heredera del Concilio de Trento. Ha perpetuado de hecho el maridaje Iglesia Estado y la alianza trono-altar. El nacionalcatolicismo implantado por el Caudillo de España el 18 de julio de 1936, que lo fue por la Gracia de Dios, invade las leyes, la educación y la política. En España reina el cinismo más absoluto, cuando vemos la paja en el ojo ajeno y no vemos la viga en el nuestro…

SEGUNDA PARTE

LA Salvando todas las distancias que cada cual estime oportunas, constituye un cinismo y una hipocresía de dimensiones bíblicas, que ahora en Occidente nos rasguemos las vestiduras, porque los talibanes están sembrando el terror, masacrando a las mujeres y las niñas. ¡Hipócritas!

Los talibanes son machistas criminales, los occidentales ¡No!

Los talibanes secuestran a las mujeres y niñas y los Occidentales ¡No!

Los talibanes obligan a casarse a niñas y los clérigos Occidentales ¡No!, porque dicen que ¡No! pero sí conocen la pederastia.

La justicia divina de los talibanes indulta a los hombres de sus crímenes sexuales. En Occidente la justicia se basa en la misma inspiración divina. El Derecho Canónico ignora a la mujer. España ha sido un país confesional de 1939 a 1978. Donde el Derecho Canónico era Ley Civil.

Los talibanes esclavizan a las niñas en Ceuta y Melilla, mientras los reinos de España y Marruecos, trafican con niños al margen de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Las mafias del Mediterráneo empujan hacia el abismo a los refugiados. Y la cristiana Unión Europea, negocia un pacto vergonzoso e inhumano con Turquía, para que “acoja en tierra de nadie” a los refugiados, en contra de todo Derecho Internacional.

La pandemia del Coronavirus ha constatado dos verdades: La ciencia ha sido capaz de crear vacunas. Y con la cuartada de las vacunas, ha triunfado el negocio sobre la salud de la humanidad. Ha sido el gran fracaso de la civilización del siglo XXI.

Por civilización se entiende la realidad humana de Oriente y Occidente. La larga crisis de Afganistán no es un producto genuino. En 1970 tuve la oportunidad de atravesar de sur a norte este país, que ya entonces era medieval. Cuando me propusieron viajar por la Ruta de Alejandro Magno, conociendo la Turquía de Mustafá Kemal Atatürk, la imperial Persia (Irán) del Sha Reza Pahlevi y llegar hasta Kabul, necesité consultar el atlas de mi padre. Después de mi viaje en 1970, tuvo lugar un golpe de estado contra el sha reinante, que implantó una república. Dos años más tarde hubo una invasión y ocupación por la URRS. La crisis pasó de manos soviéticas a manos de los Estado Unidos de América, con el resurgimiento de los talibanes. Los rusos dieron paso a fuerzas internacionales, con una guerra civil, que lejos de traer la paz, han provocado un modelo parecido al de Irán de los Ayatolas. Una teocracia, que lo llaman República Islámica. El Afganistán de los Talibanes. Sin olvidar el conflicto de Irak con la intervención bélica de EEUU y nuestro país. La prensa está vendida al capital que la sostiene y que financia los conflictos. El ciclo se repite. Y el cinismo también.

¡Qué fácil es hacer hoy la crónica de Afganistán, cuando hace más de cincuenta años, muchos de estos impostores del periodismo no habían nacido!

Secciones
EspañaSociedad

Periodista y amante del relato corto y del ensayo. Como escribía Unamuno: "Mi religión es buscar la verdad en la vida y la vida en la verdad" Condeno con todas mis fuerzas el genocidio franquista desde 1936 a 1975.
Sin comentarios

Deja un comentario

Otros:

  • 11414397_633879046746311_1345808093_n

    WIKIPEDIA NO TIENE APOYO ACADÉMICO NI CIENTÍFICO

    Ayers Rock Australia Por Pedro Taracena Gil WIKIPEDIA NO TIENE APOYO ACADÉMICO NI CIENTÍFICO “Nuevos imputados por introducir insultos en la biografía de Arenas en Wikipedia”. Este titular se...
  • 1483544172_380086_1483547678_noticia_normal

    NIÑOS TARADOS DEL FRANQUISMO

    NIÑOS TARADOS DEL FRANQUISMO Javier Domenech Intentaré resumirlo en las menos palabras posibles, porque es un artículo largo para Facebook y que había que leer mascando cada palabra para...
  • 13875028_812899238844290_979583793_n

    ¿LA UNIDAD DE ESPAÑA ES UN VALOR ABSOLUTO?

    José Antonio Primo de Rivera CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978 Artículo 2 La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos...
  • 14078_277739722360247_712993450_n

    ÉRASE UN PAÍS…

    ÉRASE UN PAÍS… Cuestión de cojones Pedro Taracena Gil, con un par… Periodista Así empezaban los cuentos de mi niñez. Un cuento, una farsa, un relato, una mentira… Así...