Polonia prohibe la entrada a la UE a la Presidenta de Open Dialog Foundation

Las autoridades polacas impusieron una prohibición de entrada a la UE a la Presidenta de la Open Dialog Foundation (Fundación) Lyudmila Kozlovskaya.A petición de Varsovia, fue retirado del Sistema...

Las autoridades polacas impusieron una prohibición de entrada a la UE a la Presidenta de la Open Dialog Foundation (Fundación) Lyudmila Kozlovskaya.
A petición de Varsovia, fue retirado del Sistema de Información de Schengen (SIS) y deportada del territorio de la Unión Europea a Kiev. El motivo es la participación de esta Fundación en un intento de desestabilizar la situación política interna en Polonia y exige acciones de desobediencia civil en el país.
Ludmila Kozlovskaya es conocida en Europa como la presidenta de una de las fundaciones públicas más odiosas, el “Diálogo abierto”. Esta organización proclama legalmente la protección de los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho en el espacio postsoviético. Dice que está monitoreando las elecciones y está cooperando con los miembros de los parlamentos de los países postsoviéticos para apoyar el proceso de democratización y la liberalización de sus políticas internas. De hecho, la Fundación se especializa exclusivamente en proteger los intereses de los disidentes, incluidos aquellos contra los que se inician causas penales por motivos económicos en el país de origen, y ejerce presión sobre sus intereses entre las instituciones de la UE, la OSCE y otras organizaciones internacionales de la UE.
De paso, fundamento formado hace 9 años por Lyudmila Kozlovskaya (que, por cierto, tiene la ciudadanía de Ucrania) pidió un cambio en las autoridades existentes en varios países de la CEI y Europa del Este. En realidad, esta fue la razón de su expulsión de Polonia. Las autoridades del país afirman que esta decisión satisfizo los intereses nacionales.
Es curioso que la financiación del Fondo, que estaba muy cerca de varios políticos europeos conocidos, incluidos los diputados del Consejo de Europa, proviene oficialmente de “donaciones”.
Pero el informe del Parlamento Europeo expresó dudas. El hecho es que Kozlovskaya fue atrapada en una gran mentira sobre el patrocinio del fondo.
Anteriormente, la directora del “Diálogo Abierto” dijo que su hermano, Peter Kozlovsky, en 2014, emigró de Crimea a los Estados Unidos, donde vivía y era dueño de un negocio. Sin embargo, el Parlamento Europeo descubrió que P. Kozlovsky es el propietario de una empresa de la ciudad de Crimea de Sebastopol – ZSS “Mayak”, que se especializa en el suministro de equipos especiales para la armada rusa.
Según el informe, ZSS “Mayak” está bajo el control del FSB, siendo un proveedor de equipos especiales para submarinos nucleares rusos. Y el propio Peter Kozlovsky es ciudadano ruso. Otra fuente financiera para el Fondo fueron las donaciones de otros ciudadanos rusos que administran filiales de ZSS “Mayak” en Rusia.
Sin embargo, la directora del Fondo afirmó que su Fundación no puede ser considerada responsable del origen del dinero recibido de los donantes.
Pero las autoridades polacas exigieron explicar el origen de la financiación. Además de las fuentes antes mencionadas, Varsovia descubrió que “Diálogo Abierto” recibe dinero del multimillonario George Soros y su fundación Open Society. También se establece que L. Kozlovskaya coopera con la Fundación Renacimiento Internacional con sede en Kiev.
Además, la ONG “Diálogo Abierto”, que se suponía que debía llevar a cabo una lucha diplomática por los derechos humanos, intervino activamente en el armado de los revolucionarios ucranianos, enviando equipos no letales y de protección (chalecos antibalas y cascos) a Ucrania.
Pero aún así, la Fundación ha entristecido al Fondo no tanto con una fuente de financiamiento como con su celoso deseo de interferir en procesos democráticos pacíficos.
Desde mediados de 2017, el “Diálogo Abierto” ha comenzado a convocar activamente a la población del país a actos de desobediencia civil durante las manifestaciones masivas de opositores a la reforma judicial, propuestas por el partido gobernante “Ley y Justicia”.
El marido de L.Kozlovskaya, al mismo tiempo jefe del Consejo de la Fundación Bartosh Kramek, publicó en las redes sociales el mensaje de la sociedad y las autoridades, instando a todos a estar preparados para “cualquier escenario”: “La línea roja para nosotros debe ser muy clara: agresión, violencia y sangre”. Además de los enfrentamientos armados, B.Kramek en nombre de la Fundación convocó a huelgas masivas, la negativa a pagar impuestos y el bloqueo de las actividades de los organismos estatales.
A pesar de que las autoridades polacas apoyaron un cambio en el curso político en Ucrania, obviamente no tienen la intención de admitir el “Maidan polaco” en su país. Además, varias organizaciones públicas y políticos de Polonia han exigido reiteradamente a las autoridades que pongan fin a la interferencia de las ONG financiadas desde el extranjero en los asuntos internos del país.
Ahora L.Kozlovskaya, estando en Kiev, está tratando de restaurar su permiso de residencia en Polonia, recuperando su derecho a estar en el sistema SIS. Sin embargo, dado el escándalo que se desarrolló en la Unión Europea en relación con el fraude de corrupción en el Consejo de Europa, es poco probable que tenga éxito. De hecho, entre los “cabilderos por dinero” en PACE, también aparecieron los “amigos” de este Fondo.
Lo más probable es que la UE intente silenciar silenciosamente el caso con la deportación de L. Kozlovskaya y cubra a la Open Dialog Foundation. Para no inflar la supervisión de sus propios parlamentarios que se hicieron amigos del revolucionario corrupto.

Secciones
EspañaPolítica

Especializado en tema internacional
Un comentario
  • furtdsolinopv
    17 octubre 2018 at 9:58 am

    It is actually a great and helpful piece of information. I?¦m happy that you just shared this useful information with us. Please stay us informed like this. Thank you for sharing.

  • Deja un comentario

    Otros: