LOS GUATEQUES EN LOS AÑOS 60

LOS GUATEQUES EN LOS AÑOS 60 Por Pedro Taracena Gil La palabra guateque se refiere a una “fiesta casera, generalmente de gente joven, en que se merienda y se...
92388408

LOS GUATEQUES EN LOS AÑOS 60

Por Pedro Taracena Gil

La palabra guateque se refiere a una “fiesta casera, generalmente de gente joven, en que se merienda y se baila”. En los años cincuenta tuvieron lugar los guateques organizados por adolescentes en domicilios particulares, o alquilando salas o jardines contiguos a los bares. Surgieron como respuesta a la prohibición de los menores para asistir a los bailes de las salas de fiesta y cabarés (cabaret de origen francés). Eran unas reuniones un tanto ingenuas e inocentes que propiciaban los encuentros de los jóvenes, precursoras de las discoteques francesas, que más tarde se españolizaron como discotecas.

Solían celebrarse los domingos por la tarde. Alternándose, ponían a disposición de los amigos su casa, con el permiso paterno o aprovechando su ausencia. Aportaban un tocadiscos cuya tensión de alimentación fuera compatible con la casa elegida; evitando que la fiesta terminara antes de tiempo por conectar a la red de 220 voltios, un aparato que sólo admitía 125. Allí acudían los amigos y allegados con todos los discos de 45 y 78 r.p.m. que disponían, sobre todo las novedades salidas en el mercado discográfico español. La aportación de la cuota exclusivamente de los chicos, garantizaba el aprovisionamiento de los bocadillos, que ya en esa época comenzaban a llamarse Sandwich. Así como la elaboración de una especie de sangría mal llamada limonada; abundante en alcohol, azúcar y canela. Eso sí con cáscaras de limón y naranja naufragando en el recipiente.

Casi siempre había un aficionado a pinchar los discos, precursor de los actuales Disc Jockey. Encargado de establecer de manera informal varias etapas para animar la velada.  Secuencias que propiciaban romper el hielo y fomentar la comunicación. En una primera parte sorprendía con las novedades, sobre todo, si venían del extranjero. En los años cincuenta la juventud española rompió con los conjuntos latinos (Los cinco Latinos), con el bolero, el tango, la llamada canción española (el pasodoble) y por supuesto la copla y el cuplé. Sin embargo, abrazaron a Elvis Presley, Paul Anka, Cliff Richar, etc. El Rock Can Roll y el Twist, fueron ritmos que tuvieron una aceptación universal. La tarde solía comenzar con estos ritmos y la animación estaba garantizada. Sobre todo, el Rock se dio a conocer en España a través de Los Llopis, un conjunto que nos tradujo El rock de la cárcel en castellano, “Ahí viene la plaga” y “Estremécete”. Para mejor entender la dinámica de las relaciones entre las chicas y los chicos, es preciso aclarar que los chicos sacaban a bailar a las chicas y nunca a la inversa. Cuando la tarde ya estaba encauzada, el pinchadiscos cambiaba el tercio, y ponía música lenta. En estos momentos la preferencia en elegir chica era menos disimulada. El objetivo era acabar la tarde con la chica que más te gustara. Entonces sonaban baladas de Elvis Presley, canciones de Los Blue Diamonds y de franceses e italianos. Tampoco podía faltar Salvatore Adamo, Enrique Guzmán y el incipiente Dúo Dinámico. Si el pinchadiscos era dócil aceptaba peticiones de canciones que podían compartir con la chica elegida.

Cuando la fiesta estaba en su cénit, venía el cuarto de hora femenino. Durante quince minutos, escasos para unos e interminables para otros, las chicas sacaban a bailar a los chicos. En este corto espacio afloraban o se disimulaban las timideces y las decisiones. El colocador de los discos a veces era el más tímido de la reunión; ocultando detrás del vinilo y la aguja del pick-up, sus complejos e indecisiones. Sin embargo, cuando contemplaba que el guateque estaba al rojo vivo, decidía que la gente debía acometer el baile de la escoba. En la mitad de una de las piezas más lentas, entregaba una escoba a uno de los chicos y se ponía a bailar con la chica. El chico debía entregar la escoba a otro amigo para poder tener otra vez pareja de baile. Es fácil suponer que todos huían de él como de la lepra. Y al final de la canción, el pinchadiscos acababa con la escoba como empezó. Porque el último en su desesperación no quería acabar la pieza bailando con la escoba.

No todos los guateques resultaban iguales, dependía del ambiente creado, del número de personas, del equilibro entre ambos géneros y de la carga emotiva que la limonada había provocado. De cualquier manera, una valoración de estos encuentros juveniles, después de más de cincuenta años que tuvieron lugar, no superaban un rombo; utilizando una medida de censura de la época. A lo más que se llagaba a veces era al truco de la avería. Se producía cuando el dueño de la casa decía que se había ido la luz en toda la vecindad, aunque el piloto rojo del tocadiscos siguiera encendido y el plato girando. A pesar de los apagones más o menos frecuentes y de los escarceos a las otras estancias de la casa, no llegó nunca la sangre al río…

LA LEY DE LA CUARTA

Antes de concluir este brevísimo ensayo sobre los guateques, acude a mi mente el recuerdo de cuando organicé uno de los guateques en mi casa. Aprovechando que mis padres se fueron a pasar el día, a Ávila o Segovia. Recientemente habían pintado el comedor y había que sacar todos los muebles y ponerlos en las otras habitaciones. Hicimos la célebre limonada un poco cargada de canela. Mi casa estaba en la última planta del edificio. Algunos salieron a la terraza situada justo sobre la casa de enfrente, ya que la escalera era de uso común. Creo que fue en invierno y a los que salieron a la terraza se les cerró la puerta y por falta de luz y que nadie se le ocurrió asomarse a la ventana de la cocina, allí permanecieron en compañía de la bebida que a esas alturas de la tarde ya hacia sus efectos dentro y fuera de la casa. Alguien entró en la cocina para hacer acopio de bebida y entre la nube que llevaba encima y la niebla que tenían los del tejado, fue difícil, pero al final por señas y gritos abrimos la puerta y pudieron seguir la fiesta. El peligro estuvo presente todo el tiempo porque esa terraza era un tejado que no disponía de barandillas. Pero aún estoy sorprendido de la rapidez con la cual colocamos y limpiamos de nuevo la casa. Al regresar después de haber acompañado a las chicas a su casa, mis padres no hicieron la más mínima observación, de que allí hubiera huellas de haber pasado quizás 15 o 20 amigos.

Para los internautas del siglo XXI que leyeren este texto, es preciso situar a estos jóvenes y sus guateques en pleno régimen del nacionalcatolicismo. Todo estaba prohibido en materia sexual. Todo era todo. Pero aquellos jóvenes estábamos tan vivos como los de ahora en materia erótica. Las consignas eran tajantes impartidas por los curas responsables de la salvación de nuestras almas y también de nuestros cuerpos. El baile agarrado era pecado y si al final las chicas y los chicos caímos en la tentación de agarrarnos para bailar melodías lentas, se debía   respetar la ley de la cuarta. Sí, esto suena a cómico en el siglo XXI, pero era el celo por la moralidad del momento. La regla se cumplía, depende…

Los guateques fueron sustituidos por otros bailes públicos de barrio; dando lugar a los clubes y éstos a las discotecas.

NOTA: Fotografías bajadas de Google de origen anónimo.  

Secciones
EspañaSociedad

Periodista y amante del relato corto y del ensayo. Como escribía Unamuno: "Mi religión es buscar la verdad en la vida y la vida en la verdad" Condeno con todas mis fuerzas el genocidio franquista desde 1936 a 1975.

Otros:

  • Iñaki_Gabilondo_by_Gonzalo_Merat

    LOS SINDICATOS A POR ELLOS

      «LOS SINDICATOS A POR ELLOS» Iñaki Gabilondo   Nueva moda. Rajar de los sindicalistas. Algo fácil y barato, por cierto. Lo llevan en la solapa ciertos políticos, lanzando...
  • Nueva imagen (2)

    LA FOTOGRAFÍA DE VICENTE NIETO CANEDO

    Por Alicia González Alonso RESUMEN El presente trabajo de investigación toma como figura central al fotógrafo Vicente Nieto Canedo. Ponferradino que, afincado en Madrid durante los años centrales de...
  • Nueva imagen (5)

    NO SE PUEDE ABOLIR LO QUE NO EXISTE

    PUTA Y FEMINISTA La pandemia y los impostores del periodismo Por Pedro Taracena Gil Periodista abolir Del lat. abolēre. U. m. las formas cuya desinencia empieza por -i. 1. tr. Derogar, dejar sin vigencia una ley, precepto, costumbre, etc. De entrada, estoy muy...
  • 2006 Pose con máscara 08

    PRIMITIVISMO

    PRIMITIVISMO Roberto Cantos Alfonso Pelayo VOLVER A LO PRIMARIO Por Alfonso Pelayo Enríquez El mundo del arte está en continuo movimiento. Desde esta época actual, podemos ver cualquier planteamiento...