Las elecciones acechan

Parece ser que según se va acercando la fecha de celebrar comicios municipales, el ambiente empieza a sobrecargarse. Aún queda poco más de un año, pero la maquinaria electoral...
Rodrigo Quesada

Parece ser que según se va acercando la fecha de celebrar comicios municipales, el ambiente empieza a sobrecargarse. Aún queda poco más de un año, pero la maquinaria electoral siempre se pone a punto cuando restan apenas doce meses para que acudamos a las urnas. Es patente, que unos, por no decir la gran mayoría de todos aquellos que tienen que ver con la política municipal, comienzan a mover hilos. Algunos por el nerviosismo, el desasosiego y la inquietud de no saber si el día de mañana seguirán ocupando el sillón. Otros, porque debido a tantos y tantos años de municipalismo, ya es el pan de cada día colocarse bien los cinturones para lo que resta de legislatura y más cuando se avecinan estas fechas. Dos claros ejemplos de ello los hemos vivido hace escasos días. Uno en el mismísimo salón de plenos del Ayuntamiento de Benidorm, y otro en los juzgados.

El primero, a mi entender, con un descaro electoralista brutal por parte de C´s, con Rafa Gasent a la cabeza, que dudo y mucho, que el día de mañana prosigan él y los suyos siendo concejales en Benidorm. Pero al caso, que éstos, con muy mala fe y buscando única y expresivamente los pocos votos que pudiesen arañar, crearon un conflicto de la nada. Y lo que es peor, entre los propios vecinos de nuestra ciudad. Con la Ermita del Tossal de la Cala como punto de partida, Gasent aseguraba que la misma, necesitaba un mejor mantenimiento y restauración. Pero el real trasfondo de la propuesta era simple y llanamente apartar la potestad del mantenimiento de la ermita a una asociación como es Mont Benidorm, para colocar a otra. Y ya les aseguro, que Mont Benidorm cumple a rajatabla con la limpieza del lugar. La nueva asociación creada por un ex consejero vecinal, Amigos de la Ermita de la Virgen del Mar, en un principio se hará cargo de la limpieza y mantenimiento de la ermita, gracias a los votos favorables de de Ciudadanos, liberales y socialistas, que han aupado este conflicto entre asociaciones en el pasado pleno. Qué falta de electorado tienen tanto unos como otros, sobre todo, los primeros y precursores de dicha propuesta. Al menos me queda la esperanza de que el Consejo Vecinal tome cartas sobre el asunto y resuelva el atolladero de la manera más ecuánime posible.

Por otro lado, el segundo ejemplo que evidencia que cada vez las elecciones están más próximas, es el rifirrafe político, y ahora judicial, entre Gema Amor y Toni Pérez. Las discrepancias y diferencias entre ambos son notorias y esto viene de muy atrás, no de ahora. Pero parece ser que Gema Amor no encuentra otra manera para que los medios de comunicación hablen de ella y de su partido, y el único proceder para acaparar portadas y noticias, no ha sido otro que generar polémica en torno al alcalde de Benidorm, entre riñas y provocaciones que al final acabaron por una salida de tono de un Antonio Pérez que explotó en el pleno del mes de enero. Pues bien, ahora Amor pide seis mil euros por calumnias e injurias, además de disculpas públicas por parte de Toni Pérez a través de un acto de conciliación. Una estrategia electoral, sin lugar a dudas, brutal. Primero, porque el dinero ya ha asegurado Gema Amor que lo donará a una ONG, y lo que es más importante, las disculpas de todo un alcalde de Benidorm hacia ella, sería la guinda del pastel para revitalizar su imagen pública y política de cara a los comicios municipales, ya que la población vería en este hecho, una victoria total por parte de la concejala liberal.  Aún así, dudo mucho también de la continuidad como concejala de Gema Amor de cara a la venidera legislatura. Tiene ya otros asuntos más importantes que atender fuera de la vida pública, pero a pesar de ello, los rumores ya revolotean en el aire y la sitúan cada vez más cerca de Contigo, un partido de una amalgama política y de políticos para echar de comer aparte.

Ya lo ven, el ambiente empieza a caldearse por la lucha de votos, por pocos que sean éstos en una u otra disputa. Y ello, añadido a la creación de nuevos y pequeños partidos locales, únicamente con la pretensión de meter la cabeza en el ayuntamiento, empiezan a oler a chamusquina, o incluso a incendio forestal, casi todas las acciones que están ejecutando los políticos, según ellos desde la equidistancia, el interés general del pueblo y Benidorm, pero que no os engañen ni ahora, ni dentro de catorce meses cuando vayan a insertar su voto en las urnas. La maquinaria ya ha comenzado a engrasarse.

Secciones
EspañaPolítica

Joven periodista oriundo de Benidorm. Polivalente y dinámico, Rodrigo Quesada ha trabajado en radio, televisión y redacción. Políticamente incorrecto.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: