LA ZORRERÍA DE LA ZORRA

HEMEROTECA DE UN ESPERPENTO NACIONAL LLAMADO AGUIRRE LA ZORRERÍA DE LA ZORRA Por Pedro Taracena Gil Periodista Las “virtudes” de este vivaz animal emanan sobre todo de su astucia...
arton1332

HEMEROTECA DE UN ESPERPENTO NACIONAL LLAMADO AGUIRRE

LA ZORRERÍA DE LA ZORRA

Por Pedro Taracena Gil

Periodista

Las “virtudes” de este vivaz animal emanan sobre todo de su astucia y cautela. Cuando persigue su presa esquiva cualquier peligro y siempre está a cubierto de cualquier riesgo. Su sagacidad le hace ser modelo a seguir por no pocos animales de la especie humana. Sobre todo, de la clase empresarial y política; buscando rentabilidad para su provecho personal, poniendo métodos viles al servicio de elevados principios.

Un ejemplo de ello lo tenemos en la noble señora doña Esperanza Aguirre. Su objetivo es público y notorio: descalificar a Rajoy para llegar a presidenta del gobierno. Antes de la crisis, ella nunca tenía responsabilidad alguna sobre los aspectos negativos de la Comunidad de Madrid, tenía un culpable de todo lo que sucediera en su comunidad, Zapatero. Mientras, ella haciendo causa común con los empresarios, era la lideresa imbatible. Además, era verdad, el poder alcanzado era absoluto. Cuando llega la crisis la Unión Europea desenmascara la política oscura de las comunidades autónomas y no le queda otro camino que asumir su responsabilidad. Consuma su política liberal del Tea Party a la española y cuando tiene que hacer recortes, se da cuenta que ya nada es público, todo lo ha entregado a la patronal, siendo ensalzada hasta los altares por los empresarios madrileños. Abandonando el símil de la zorra porque ésta se mueve por instinto, Esperanza Aguirre, mujer lista y diligente apercibió lo que se le venía encima con la política de Rajoy, que es un camino hacia ninguna parte, preparó pronto y expedita la huida hacia un lugar seguro que le permitiera seguir moviendo los hilos de marionetas que siempre están dispuestos hasta a llorar por ella. Los motivos que declaró para apartarse de la primera línea de la política fue una burda farsa; tampoco le ha importado mucho guardar las formas ni la estética, ella es así, espontánea y creativa. La lideresa intuyendo lo que se le venía encima con la sanidad, la educación y la dependencia, decidió dejar “el marrón” a los subalternos. Esta augusta señora es sencilla, muy de la calle y no es difícil de adivinar sus pretensiones, es clara y a la vez primitiva y nada comedida. Su nombre le confiere la confiada “esperanza” de que los tiempos cambiarán y ella se erguirá de entre sus propias miserias a lo más alto de Madrid, la Moncloa. Mientras, seguirá el curso del río Guadiana, apareciendo y ocultándose, según otee el horizonte. Como la zorra…

 

Secciones
EspañaSociedad

Periodista y amante del relato corto y del ensayo. Como escribía Unamuno: "Mi religión es buscar la verdad en la vida y la vida en la verdad" Condeno con todas mis fuerzas el genocidio franquista desde 1936 a 1975.

Otros:

  • 84590431_494926897850366_7328216605098246144_n

    LOS CRÍMENES LEGALES EN TIEMPOS DE PAZ

    HEMEROTECA 2016 LOS CRÍMENES LEGALES EN TIEMPOS DE PAZ Fecha de creación: 5 de septiembre de 2016 Por Pedro Taracena Gil Como periodista no escribo para agradar al Gobierno,...
  • 88189403_1271625743225370_178411549906436096_o

    CUÉNTAME CÓMO PASÓ…

    CUÉNTAME CÓMO PASÓ Por Pedro Taracena Gil Nunca fue de mi agrado el serial Cuéntame, quizás, porque soy producto de la dictadura y de tradición republicana. El bodrio es...
  • EQliwAEWkAA1BXe

    EXHIBICIONISMO «ENTREVISTA SOBRE UNA PARAFILIA»

      El mundo de la sexualidad es tan amplio que en ocasiones nos podemos perder en él. Este es el caso de uno de los tipos de sexualidad considerada...
  • _MGT7964

    CAGARSE EN DIOS O EN LA VIRGEN NO ES DELITO

    Blasfemia  Del lat. tardío blasphemĭa, y este del gr. βλασφημία blasphēmía ‘palabra injuriosa’. f. Palabra o expresión injuriosas contra alguien o algo sagrado.2. f. Palabra o expresión gravemente injuriosas contra alguien o algo. EL NACIONALCATOLICISMO Aquellos españoles que hemos vivido más de siete décadas, gozando algunos y padeciendo el resto, del anacrónico maridaje Iglesia-Estado y la...