La nueva Ley LGTBI es solo una vuelta más de tuerca en el ámbito de la censura

Conversación tranquila con Alicia Rubio, profesora, escritora perseguida en una democracia, madre objetora a epc, miembro de la directiva de VOX y autora del libro: “Cuando nos prohibieron ser...
Archivo_003

Conversación tranquila con Alicia Rubio, profesora, escritora perseguida en una democracia, madre objetora a epc, miembro de la directiva de VOX y autora del libro: “Cuando nos prohibieron ser mujeres…y os persiguieron por ser hombres”.

 


Yo: Alicia, ¿qué problema tiene en España el autollamado colectivo LGTBI?

Alicia Rubio: Lo que tiene cualquier colectivo o particular, que hay gente a la que les encanta y gente que no esta de acuerdo con ellos. No más. España es desde hace años el país más gayfriendly del mundo y su aceptación es generalizada.

Yo: El pasado 19 de septiembre, el Congreso de los Diputados dió luz verde a la tramitación de la ley LGTBI de Podemos, ¿qué pretende este proyecto?

Alicia Rubio: Instaurar una casta privilegiada vulnerando los derechos fundamentales de una mayoría, en aras de unos neoderechos que son amparados por las leyes generales y para resarcir de unas ofensas ancestrales ahora inexistentes. Este reconocimiento de unos derechos especiales a un colectivo, es un proyecto que viene de más arriba y que está afectando al mundo entero. En especial al mundo occidental.

Yo: ¿Entiendes la abstención del PP a la tramitación de esta ley?

Alicia Rubio: Sí y no. No entiendo cómo un partido, con unos valores fundacionales y una base social totalmente contraria a estos proyectos liberticidas, se ha apartado tanto de sus votantes; y sí lo entiendo porque el PP hace tiempo que ha abrazado la ideología de género y todas sus imposiciones ideológicas, en especial las del colectivo LGBTI ya que tiene en sus NNGG y mandos un poderoso lobby homosexualista. La Ley Cifuentes es casi idéntica en sus vulneraciones de derechos a esta Ley Mordaza de Podemos. Esta es solo una vuelta más de tuerca en el ámbito de la censura.

Yo: ¿Por qué la llamas ley mordaza?

Alicia Rubio: Porque el punto concreto en el que supera a la ley Cifuentes en vulneración de derechos fundamentales e imposición de una indefensión jurídica aterradora, es en el artículo donde se instaura una censura administrativa. Este órgano en manos del colectivo LGBTI es el que va a decidir lo que es “ofensivo” para el colectivo y va a tener potestad de retirar libros, artículos…cerrar páginas, prohibir asociaciones…por vía administrativa y según sus criterios. Y esa arbitrariedad nos lleva a que incluso criticar la ley sea constitutivo de delito. Pero tiene otras muchas aberraciones legales.

Yo: La Constitución habla de no discriminación por razón de sexo, ¿pretenden discriminarse positivamente ellos discriminando al resto?

Alicia Rubio: La discriminación positiva en esta ley es absoluta y totalmente indefendible. Pero como lo de discriminación suena mal se habla de “acciones positivas”. La discriminación positiva es una invención jurídica, creo que de la ONU, que se fundamenta en que un colectivo está especialmente discriminado y en unas condiciones terribles lo que justificaría esa discriminación hacia el resto. Y la ONU insiste en que es una situación provisional que ha de desaparecer cuando la discriminación negativa se erradique solo en casos excepcionales. Aquí están sacando estas leyes porque hay unos presuntos delitos de odio, que suelen ser un insulto y de forma incidental. Como el que alguien insulte a alguien va a seguir siempre, las leyes se va a autojustificar a perpetuidad. Es más, la homofobia inexistente se va a fomentar en cuanto haya perjudicados legales con grandes multas o castigos por cosas que no son ni faltas en otras condiciones.

Yo: Dónde quedan los derechos constitucionales de los padres a la educación y la libertad de prensa?

Alicia Rubio: En el cubo de la basura. Se presupone que los padres educamos a nuestros hijos en la discriminación al homosexual simplemente porque valoremos la heterosexualidad como algo positivo. Como opinar diferente a lo que manda la corrección política va a ser punible, la libertad de expresión y opinión se cercena.
Lo mismo que puedes opinar que no te gusta la gente mentirosa, o los que llevan los pantalones caídos, que no te guste la homosexualidad es ya delito. No piden que se les deje vivir su sexualidad, cosa aceptada por todos, sino que se les aplauda por ello, se les premie y puedan hacer promoción de su opción sexual en los centros escolares con la disculpa del respeto a la libertad sexual.

Yo: Me consuela que queda el trámite parlamentario, ¿tienes esperanzas en que durante este trámite cambie sustancialmente el proyecto?

Alicia Rubio: No. Está ya todo pactado. Y si el PP se ha abstenido y no ha votado a favor, y dice que va a hacer una enmienda a la totalidad y otras maniobras de cara al electorado es porque quizá se ha hecho ruido y ha valorado que puede perder votos. Lo que va a suceder es que se va suavizar ligeramente, se va a convertir en la Ley Cifuentes nacional y se nos va a obligar a hacer “bufff, menos mal”, que bueno es el PP”. El problema es que la Ley Cifuentes vulnera ya cinco derechos fundamentales y nos somete a una indefensión jurídica que esta ley solo agravaba.

Yo: Gracias Alicia, a medida que haya noticias, si te apuntas, seguiremos con ello.

Alicia Rubio: Hasta que esta ley nos cierre la boca definitivamente.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: