La actitud del Gobierno es cada vez más incomprensible

Conversación tranquila con Ramón Pi (@donramonpi),  catalán y periodista.                         Yo: Ramón, ¿te sorprendió algo de lo que...
IMG_3460

Conversación tranquila con Ramón Pi (@donramonpi),  catalán y periodista.

                       
Yo: Ramón, ¿te sorprendió algo de lo que pasó en Catalunya el día del referéndum?

Ramón Pi: Tengo que reconocer que me sorprendió la desvergüenza de los policías autonómicos, que en alguna ocasión hasta se permitieron reprochar a los policías nacionales y los guardias civiles que cumplieran las órdenes que tenían.

Yo: ¿Esperabas que los Mossos obedecieran a alguna autoridad que no fuera la Generalitat?

Ramón Pi: La verdad es que sí, al menos porque les habían puesto al mando días atrás a un coronel, y se comportaron como si fuera un mindundi sin hacerle el menor caso. Eso me pareció algo muy próximo a la rebelión.

Yo: Del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, que coordinaba todo, yo al menos no he oído nada, desde antes del día uno, ¿has sabido tu algo de él.

Ramón PI: Nada. Parece que se ha esfumado.

Yo: Hay quién ve en la actuación de los Mossos el preludio de a quién obedecerían en caso de declaración unilateral de independencia.

Ramón Pi: Bueno, es que si hubiera una declaración de independencia supongo que la policía autonómica sería neutralizada inmediatamente. Pero es que todo esto es surrealista, y la actitud del Gobierno es cada vez más incomprensible. Al menos para mí.

Yo: ¿Cómo juzgas la intervención de la policía y guardia civil?

Ramón Pi: Alguien tendría que informar de cuáles fueron, exactamente, las órdenes que tenían. Desmontar las meses, incautarse de las urnas y las papeletas y vaciar las sedes ocupadas, y todo esto pidiéndolo por favor, me parece del género idiota, sencillamente.

Yo: ¿Por qué dices que la actitud del Gobierno central es incomprensible?

Ramón Pi: Digo que todo esto me parece incomprensible porque una vez comprobado que no se les puede aplicar a los separatistas ni el delito de rebelión, ni el de traición, ni el de sedición, ni ningún otro más que el de desobediencia y los de prevaricación y malversación de caudales públicos para los funcionarios, una vez comprobado esto, digo, no comprendo por qué el Gobierno se obstinó en seguir por la vía de la burocracia judicial en vez de acometer la crisis por la vía política, aplicando el artículo 155 de la Constitución o declarando el estado de excepción en Cataluña si hubiera una posibilidad razonable de que prosperase en las Cortes Generales. Nos habríamos ahorrado meses, tal vez dos años, de engorde de la serpiente, que podría haberse liquidado en el huevo.

Yo: ¿Quizás por no contar con el PSOE? Ya sabes que el 155 es como la bicha.

Ramón Pi: El Gobierno no necesitaba al PSOE para aplicar el artículo 155. Tiene mayoría absoluta en el Senado, que es la Cámara prevista en la Constitución para dar la luz verde.

Yo: No necesitaba, pero sin el PSOE no se atreve a nada, ¿no crees?

Ramón Pi: Yo creo que Mariano Rajoy no deja de pensar ni un minuto en las próximas elecciones, y huye como del diablo de cualquier decisión controvertida o controvertible. Así es como aparece. Antes yo pensaba que esa era su apariencia, pero que detrás había otra cosa. Ahora creo seriamente que detrás no hay absolutamente nada.

Yo: ¿Piensa que lo de Catalunya le puede dar votos para unas generales?

Ramón Pi: Si Rajoy pensase que la única forma de ganar las elecciones no es procurar ganar más amigos, sino liquidar cualquier alternativa distinta de él, para el votante de centroderecha no tuviera más remedio que votarlo a él con la nariz tapada, entonces se comportaría como se está comportando. Eso es lo que pienso.

Yo: ¿De aquellos polvos, titulo octavo de la Constitución, vienen estos lodos?

Ramón Pi: En parte, creo que sí.

Yo:¿Entonces la única solución es una reforma constitucional?

Ramón Pi: Perdona la boutade, pero la solución sería la lealtad constitucional de los nacionalistas. Te he dicho que el Título VIII de la Constitución es el origen “en parte”, porque con este mismo Título VIII no pasaría nada si los nacionalistas no fueran separatistas. Pero los constituyentes creyeron de buena fe que con el Estado de las Autonomías se contentarían, y no se quieren contentar más que con la separación. Por eso, cuando ahora oigo a gentes muy sesudas proponiendo diálogo y negociación, me dan escalofríos, porque cualquier concesión sería señalarles que el buen camino para sacar pasta y privilegios es precisamente la amenaza permanente de separatismo.

Yo: Gracias Ramón pero que negro me lo pintas…

Ramón Pi: Yo no soy, te lo aseguro. Es que el paisaje está oscuro…

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: