EL DISCURSO DE LA FUNDACIÓN DE FALANGE ESPÑAOLA

EL DISCURSO DE JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA ES LA PIEDRA ALGULAR DEL GOLPE DE ESTADO, DE LA GUERRA CIVIL, DE LA DICTADURA Y DEL RÉGIMEN DE 1978 Pedro...
Jose_Antonio_Primo_de_Rivera-Francisco_Franco-Memoria_Historica-Historia-Libros_194241869_29323004_854x1124
JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA

EL DISCURSO DE JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA ES LA PIEDRA ALGULAR DEL GOLPE DE ESTADO, DE LA GUERRA CIVIL, DE LA DICTADURA Y DEL RÉGIMEN DE 1978

Pedro A. Ruiz Lalinde
IES “Marqués de la Ensenada”
Haro
Discurso resumido de José Antonio en el acto fundacional de la Falange.
“El movimiento de hoy, que no es de partido, sino que es un movimiento, casi
podríamos decir un antipartido, sépase, desde ahora, no es de derechas ni de izquierdas.
Porque en el fondo la derecha es la aspiración a mantener una organización económica
aunque sea injusta, y la izquierda es en el fondo el deseo de subvertir una organización
económica, aunque al subvertirla se arrastren muchas cosas buenas. Luego, esto se
decora en unos y otros con una serie de consideraciones espirituales. Sepan todos los
que nos escuchan de buena fe que esas consideraciones espirituales caben todas en
nuestro movimiento; pero que nuestro movimiento por nada atará sus destinos al interés
de grupo o al interés de clase que anida bajo la división superficial en derechas e
izquierdas.
La patria es una unidad total en que se integran todos los individuos y todas las
clases; la Patria no puede estar en manos de la clase más fuerte ni del partido mejor
organizado. La Patria es una síntesis trascendente, una síntesis indivisible, con fines
propios que cumplir; y nosotros lo que queremos es que el movimiento de este día y el
Estado que cree, sea el instrumento eficaz, autoritario, al servicio de una unidad
indiscutible, de esa unidad permanente, de esa unidad irrevocable que se llama Patria.
[…]
He aquí lo que exige nuestro sentido total de la Patria y del Estado que ha de
servirla:
Que todos los pueblos de España, por diversos que sean, se sientan armonizados en
una irrevocable unidad de destino.
Que desaparezcan los partidos políticos. Nadie ha nacido nunca miembro de un
partido político; en cambio, nacemos todos miembros de una familia; somos todos
vecinos de un Municipio; nos afanamos todos en el ejercicio de un trabajo. Pues si esas
son nuestras unidades naturales, si la familia y el Municipio y la corporación es en lo
que de veras vivimos, ¿para qué necesitamos del instrumento intermediario y pernicioso
de los partidos políticos que para unirnos en grupos artificiales empiezan por desunirnos
en nuestras realidades auténticas?
Queremos menos palabrería liberal y más respeto a la libertad profunda del
hombre. Porque sólo se respeta la libertad del hombre cuando se le estima, como
nosotros le estimamos, portador de valores eternos; cuando se le estima envoltura
corporal de un alma que es capaz de salvarse y de condenarse. Sólo cuando al hombre
se le considera así, se puede decir que se respeta de veras su libertad, y más todavía si
esa libertad se conjuga, como nosotros pretendemos, en un sistema de autoridad, de
jerarquía y de orden.
Queremos que todos se sientan miembros de una comunidad seria y completa; es
decir, que las funciones que realizar son muchas: unos, con el trabajo manual; otros, con
el trabajo del espíritu; algunos, con un magisterio de costumbres y de refinamientos.
Pero que en una comunidad tal como la que nosotros apetecemos, sépase desde ahora,
no debe haber convidados ni debe haber zánganos.
Pedro A. Ruiz Lalinde
IES “Marqués de la Ensenada”
Haro
Queremos que no se canten derechos individuales de los que no pueden cumplirse
nunca en casa de los famélicos, sino que se dé a todo hombre, a todo miembro de la
comunidad política, por el hecho de serlo, la manera de ganarse con su trabajo una vida
humana, justa y digna.
Queremos que el espíritu religioso, clave de los mejores arcos de nuestra Historia,
sea respetado y amparado como merece, sin que por eso el Estado se inmiscuya en
funciones que no le son propias, ni comparta –como lo hacía tal vez por otros intereses
que los de la verdadera religión – funciones que sí le corresponde realizar por sí mismo.
Queremos que España recobre resueltamente el sentido universal de su cultura y de
su historia.
Y queremos, por último, que si esto ha de lograrse en algún caso por la violencia,
no nos detengamos ante la violencia. Porque ¿quién ha dicho –al hablar de «todo,
menos la violencia»– que la suprema jerarquía de los valores morales reside en la
amabilidad? ¿Quién ha dicho que cuando insultan nuestros sentimientos, antes que
reaccionar como hombres, estamos obligados a ser amables? Bien está, sí, la dialéctica
como primer instrumento de comunicación. Pero no hay más dialéctica admisible que la
dialéctica de los puños y de las pistolas, cuando se ofende a la justicia o a la Patria.”
[…]
José Antonio Primo de Rivera( 29 de octubre de 1933)

VERSIÓN COMPLETA:

DISCURSO DE JOSÉ ANTONIO EN EL ACTO FUNDACIONA DE LA FALANGE

Secciones
EspañaSociedad

Republicano con arraigo familiar. Crítico con la ilegítima monarquía española. Denunciante incansable de los impostores del periodismo, creadores del NODO que apoya y apuntala el Régimen del 78. Español de la España Republicana. Muy sensible con el conflicto entre Catalunya y el Estado Español. Padre de una hija catalana de nacimiento. ¡SALUD Y REPÚBLICA! Compañeras y compañeros.

Otros: