DISCURSO DEL REY FELIPE VI CENSUARADO POR EL GOBIERNO

  APERTURA DE LA XII LEGISLATURA DE LA DEMOCRACIA Señoras y señores diputados Señoras y señores senadores Señoras funcionarias y señores funcionarios al servicio del Parlamento Señoras y señores...
FelipeVI1

th00umb

 

APERTURA DE LA XII LEGISLATURA DE LA DEMOCRACIA

Señoras y señores diputados

Señoras y señores senadores

Señoras funcionarias y señores funcionarios al servicio del Parlamento

Señoras y señores

Esta XII legislatura es la primera de mi reinado y deseo que la voz de ningún español quede fuera de Las Cortes Generales. Lo proclamo con toda solemnidad y manifiesto mi deseo de hacer posible el reto histórico que tenemos en estos cuatro años venideros.

Mi aportación como Jefe del Estado es reconocer y proclamar que el periodo histórico comprendido entre el 18 de julio de 1936, golpe de estado contra la República y el de 6 de diciembre de 1978, fecha de promulgación de la Constitución, es un periodo que debe de enterrar para siempre el enfrentamiento fratricida, dando paso a la verdadera reconciliación entre los españoles. El 17 de noviembre de 2016 se abre en España una legislatura más próxima al pueblo. Con voluntad resolutiva de los problemas que asolan la calidad de vida de los ciudadanos.

Es mi deseo constatar este momento histórico, donde han quedado representadas como nunca lo habían hecho, la voluntad popular, la realidad plurinacional y la diversidad política.

Es sabido que el Rey de España, reina pero no gobierna, pero no puede ser ajeno al mundo que le rodea. Sin abandonar su función constitucional, tampoco debe olvidar ser crítico con las políticas que atentan contra los derechos constitucionales del pueblo español. De otra forma, el Rey de España sería títere y marioneta del Gobierno de turno. Soy consciente que no solamente existe una desafección de los ciudadanos con la clase política, sino también con la institución monárquica. El anacronismo evidente de la Corona en pleno siglo XXI, no solamente viene propiciado por el origen divino del Rey, y de aquí que sea inviolable, sino que estando al servicio del pueblo, el pueblo no lo perciba como tal. Al margen de que la conducta del Rey sea en algunos momentos de la historia, manifiestamente mejorable.

Insto a las Cortes Generales a que escuchen el clamor del pueblo y que nadie se arrogue la potestad de interpretar su voluntad sin consultarle. Nuestra Constitución, satisfacción de los españoles y asombro del mundo, como lo fue su predecesora republicana, no es un conjunto de preceptos dogmáticos. Son leyes y como tales están hechas para ser obedecidas y cumplidas, pero también están hechas para modificarlas o derogarlas, cuando dejen de servir a la ciudadanía.

Muchas gracias a todos.
Moltes gràcies a tots.
Mila esker guztiei.
Moitas grazas a todos.

Felipe VI, Rey

Secciones
EspañaPolítica

Periodista y amante del relato corto y del ensayo. Como escribía Unamuno: "Mi religión es buscar la verdad en la vida y la vida en la verdad" Condeno con todas mis fuerzas el genocidio franquista desde 1936 a 1975.
Sin comentarios

Deja un comentario

Otros: