Antonio Jaumandreu: “Catalanismo y nacionalismo son estadios de una misma dolencia”

Conversación tranquila de @jmfrancas con Antonio Jaumandreu Auer (@Ajaumandreu), abogado, barcelonés (o tabarniano, ya no sé), español y suizo, residiendo en Madrid desde hace un año.   blog: http://www.noentiendonada.es,...
jaumeandreu

Conversación tranquila de @jmfrancas con Antonio Jaumandreu Auer (@Ajaumandreu), abogado, barcelonés (o tabarniano, ya no sé), español y suizo, residiendo en Madrid desde hace un año.

 

blog: http://www.noentiendonada.es,

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

 

JMF: Antonio, ¿cómo ves a tu tierra catalana?

Antonio Jaumandreu: Con distancia, con estupor, con tristeza. Reconociéndome cada vez menos en esta “catalanidad” que nos quieren imponer desde la clase política dominante que todo lo impregna y controla.

JMF: ¿Catalanidad, catalanismo o nacionalismo catalán?

Antonio Jaumandreu: He usado expresamente el “palabro” catalanidad, porque realmente nunca he sabido qué es el catalanismo, como ideología o programa político, salvo la manifestación indisimulada de considerarse mejor que los vecinos. Creo que parte del problema viene del hecho de creer que catalanismo y nacionalismo son diferentes, cuando para mí son estadios de una misma dolencia.

JMF: ¿Entiendes que al final se acaba indefectiblemente en secesionismo?

Antonio Jaumandreu: Entiendo que el catalanismo es un proceso que no puede conducir a otro lugar, porque tiene en la reivindicación y el victimismo su modus vivendi.

JMF: Como abogado, ¿has analizado lo que está pasando?

Antonio Jaumandreu: Evidentemente, como abogado no puedo evitar analizarlo todo desde una perspectiva jurídica. Y ahí es donde más manifiesto es el absurdo de un proceso que, de hecho, no tiene justificación jurídica por supuesto, pero tampoco económica, histórica, social ni política. Pero sí, leo con atención profesional todos y cada uno de los autos judiciales que jalonan el proceso.

JMF: ¿Está actuado la política o solo la justicia?

Antonio Jaumandreu: Está actuando esencialmente la justicia. Cosa lógica por otra parte, dada la dimensión del desafío legal en curso. ¡Si es que no han dejado alternativa! Pero yo particularmente echo enormemente en falta una actuación política mucho más decidida.

JMF: ¿Qué actuación política echas en falta?

Antonio Jaumandreu: Hay un problema de fondo que afrontar, y es que desde hace varios lustros existe en Cataluña toda una administración con enormes recursos económicos (fruto del endeudamiento por cierto) que está volcada en el objetivo de crear todas las condiciones necesarias para la secesión. “Fer païs”, decía Pujol, que solo engañaba a quien quería dejarse engañar. Una administración además invasiva, que penetra todos los escalones de la sociedad civil. Desmontar eso, que además ha propiciado toda una cultura, una forma de vida, requiere mucha política y mucha pedagogía. Y mucho arrojo.

JMF: ¿Y ves algún partido con voluntad y capacidad de hacerlo?

Antonio Jaumandreu: Creo que solo sería posible con un gran consenso por parte de los tres partidos constitucionalistas (evidentemente hoy por hoy no considero a Podemos como tal). Pero la incapacidad para dialogar y alcanzar acuerdos que muestran en particular PP y PSOE lo hace muy difícil. Y la posición de Ciudadanos, que tal vez podría tener la autoridad moral, por venir de donde viene, para liderar una iniciativa así es complicada, porque es visto, y con razón, como una amenaza electoral directa por los otros dos.

JMF: La justicia parece imparable… ¿piensas que el fruto será un freno, al menos temporal, en el ‘procés’ independentista?

Antonio Jaumandreu: Creo que la vía unilateral ha quedado frenada en seco. Realmente estos no sabían con quién jugaban: el poder de un magistrado del Tribunal Supremo es inmenso. Ahora bien: es extremadamente peligroso caer en la tentación de considerar que, frenada esa vía abiertamente delictiva, el problema está resuelto, porque hay unas corrientes de fondo generadas básicamente por la educación y los medios de comunicación catalanes, que hacen que el tiempo corra a su favor. Como dijo Trías de Bes en una reciente charla a la que tuve ocasión de asistir, ahora, si se aplica sabiamente el 155, podemos disponer de un periodo de “pax romana” en el que revertir algunas tendencias. Pero no nos podemos relajar ni un minuto.

JMF: ¿Cómo ves a la sociedad civil catalana?

Antonio Jaumandreu: No sé si se refiere a la asociación o a la sociedad en sí. En cuanto a la primera, goza de buena salud y creo que merece por nuestra parte un reconocimiento que nunca será suficiente, si bien esta situación actual de impasse la obliga a replantear sus estrategias, probablemente más en la línea del lobby de influencias y creación de opinión que en la de movilización de masas. En cuanto a la sociedad en sí, como he dicho antes, la constante y metódica penetración nacionalista de la Generalitat me temo que la ha aletargado y sometido de manera importante. Habrá que despertarla.

JMF: Pero la calle ya se ha llenado, hay reacción, se ha hecho visible… y ha ganado ciudadanos…

Antonio Jaumandreu: Sí, pero yo por sociedad civil entiendo otra cosa. No la buena gente que llenó las calles en octubre pasado, sino los colegios profesionales, sindicatos, patronales, clubes, intelectuales, artistas, profesionales y empresarios reconocidos… Ahí siguen ganando por goleada. La infiltración, ideológica y económica, a que me refería antes ha dado sus frutos y los medios de comunicación catalanes, claro. Una auténtica vergüenza salvo excepciones.

JMF: ¿Y cómo se revierte esto? Yo lo veo casi imposible…

Antonio Jaumandreu: Pues hay ocasiones en las que, aunque ideológicamente nos repugne, habrá que recurrir a sus mismos medios: hay que cortar la dependencia que muchos de todos estos tienen de la ubre nacionalista (que por cierto pagamos todos los españoles, y no solo los catalanes). Y por lo demás hay que contraponer un gobierno responsable a un gobierno insensato, y en este sentido el 155, con una mayor prolongación en el tiempo, hubiera dado mucho juego. O sea, en plata: demostrar quién paga en realidad. Y sobre todo, sobre todo: un giro copernicano en materia de comunicación política. España se vende muy mal, y Cataluña muy bien. Esto es una “guerra”, no olvidemos que ellos lo tienen muy claro. Mientras nosotros no lo consideremos así y no utilicemos todos los instrumentos nuestro alcance no ganaremos.

JMF: Gracias Antonio, me queda claro que tantos años no se borran en pocos días. Un abrazo.

Antonio Jaumandreu: Nadie dijo que fuese fácil. Pero el objetivo vale el esfuerzo. Gracias, un abrazo.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y ahora periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

Otros: