Agustin Fariña: “Al ejército se entra por vocación, es un trabajo muy duro y muy mal remunerado”

Conversación tranquila de @jmfrancas con Agustin Fariña (@Agustinfariape1). Soldado Tinerfeño. #JusticiaSoldadoFariña blog: http://www.noentiendonada.es, You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber   JMF: Agustín, me he llegado una petición de “change.org” que dice esto: “recogida...
fariña

Conversación tranquila de @jmfrancas con Agustin Fariña (@Agustinfariape1). Soldado Tinerfeño. 

blog: http://www.noentiendonada.es,

You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

 

JMF: Agustín, me he llegado una petición de “change.org” que dice esto: “recogida de firmas. en apoyo por la lucha del soldado. “Agustín Fariña“. Justicia digna. ¿Qué te pasa?

Agustin Fariña: Gracias por la oportunidad que me da para esta entrevista. Soy militar Profesional de Tropa y Marinería, con antigüedad de más de 18 años. En noviembre del año 2014, me lesiono mi rodilla izquierda en las pruebas físicas de carácter obligatorio que anualmente han de pasar los militares. Tras esa lesión, y por tratarse en acto de servicio, se me concede la baja por contingencia laboral.

JMF: Y, ¿te quedaste en casa hasta curarte?

Agustin Fariña: Estaba en mi domicilio de baja cobrando el cien por cien pero yo me considero una persona muy activa y inquieta por lo que al cabo de unos diez días, aún con muletas porque no podía caminar como se hace habitualmente, decido presentarme al botiquín médico de la Base Militar de Hoya Fría en la isla de Tenerife. Una vez visto por el facultativo militar, el mismo me da el alta para trabajar pero, por mi lesión, me rebaja en un amplio abanico de mis responsabilidades como militar. Me da el alta simplemente para que esté en oficinas y me rebaja de maniobras, guardias, ejercicios físicos etc. por la lesión que sufría. Éste gesto por mi parte, fue muy alabado por ese médico militar, ya que quise estar en mi puesto de trabajo aún lesionado.

JMF: Y te incorporaste sin más…

Agustin Fariña: Ese mismo día, al presentarme al Mando de mi Unidad y explicarle el motivo de por qué estaba allí, este me dijo textualmente: “Como!!, ni está Unidad, ni el ejército en sí, se puede permitir el lujo de tener a un Soldado trabajando rebajado de todo servicio”. A pesar de que dicha lesión fue en acto de servicio, algo que no admiró ese Mando militar fue mi integridad como profesional. Mi contestación fue la siguiente: Con todo el debido respeto y subordinación, si a usted le parece mal, vuelvo al Botiquín y le digo lo ocurrido al médico militar y que me envíe de nuevo para casa. La contestación de ese señor, jamás la podré olvidar en mi vida: TE VAS A ENTERAR!!

JMF: Y,  ¿que pasó entonces?

Agustin Fariña: A partir de ahí, comienza el acoso y derribo en contra del soldado Agustín Fariña. Se me acusa de haber perpetrado hasta cuatro robos diferentes en esa Unidad. Un polar militar de una soldado, un disco duro de otra soldado, una caja de herramientas y hasta de un objeto, aún sin saber el qué, sustraído de un alto cargo militar de su bolso, que supuestamente se encontraba en los baños de ducha de Mandos.

JMF: Y, ¿algo más?

Agustin Fariña: Además se me realizan unas pruebas de detección de drogas, que conociendo perfectamente lo que se recogía por aquel entonces en la Normativa de Sanidad, presuntamente se me hacen de una forma irregular. Un mismo día, me hacen dos diferentes. En la primera de ellas, una por detección de drogas de abuso por saliva, hasta ese entonces jamás se me había realizado así, y en la que se negaron a darme los resultados. Aparte de ello, en la citada normativa se recoge qué, ha de estar presente: dos testigos, un facultativo militar y un encargado de la prueba. Pues bien, ya no solo no se cumple esto último, es que en esa primera prueba, tan sólo se encontraban dos personas militares, que no estaban autorizadas como para hacerlas, ni eran sanitarios militares; aparte se me realizó, sin garantía alguna, ya que fueron hechas encima en la oficina, llena de polvo y de papeles por toda aquella mesa. En la segunda prueba que se me realizan el mismo día, transcurridos solamente unos 15 minutos, se me hace una nueva prueba de detección de drogas por muestra de orina. En esta ocasión en el botiquín del acuartelamiento, donde sí se encontraba el facultativo militar y el encargado de la prueba pero, nuevamente, se echó mucho en falta, esos dos testigos que rige y marca la citada normativa.

JMF: ¿Qué resultados dieron estos análisis?

Al cabo de unos días mí sorpresa fue mayúscula. Se realiza un Informe por parte del Jefe, el cual recoge lo siguiente: “El Soldado, Fariña Peña, ha dado como RESULTADO NEGATIVO, en la prueba de orina pero por lo contrario, ha dado como resultado POSITIVO, EN COCAINA, en la prueba realizada mediante muestras de saliva”.

JMF: Y tu, ¿cómo llevabas este calvario?

Agustin Fariña: El 16 de abril del año 2015, no pudiendo ya aguantar más con la presión a la que estaba siendo sometido, tras darme una crisis de ansiedad aguda, se me concede la baja psiquiátrica hasta el día de hoy, más de tres años y medio. Posteriormente, denuncio los hechos relacionados y otros más, ante la Justicia española, el pasado día 12 de Mayo del año 2015. Pensaba que, tras denunciar en la justicia militar, la misma me protegería de ese acoso y persecución que llevaba sufriendo y para ello, se abriría algún Protocolo para mi persona, todo lo contrario, iría a peor la cosa.

JMF: ¿Me estás diciendo que van a por ti desde que te quisiste reincorporar?

Agustin Fariña: Sí, así es.

JMF: ¿Qué ‘código’ militar escrito o tácito te saltaste?

Agustin Fariña: Ninguno!!. En ningún momento me salté nada, ni hice nada malo, más que querer estar en mi puesto de trabajo.

JMF: ¿Por qué se enfado entonces tu mando militar?

Agustin Fariña: Se enfadó porque dentro de las fuerzas armadas, está muy mal visto que un soldado lesionado esté trabajando rebajado de servicios como fue mi caso, por la gravedad de mi lesión.

JMF: Si está mal visto, ¿por que lo hiciste?

Agustin Fariña: No pensé jamás, que por mi interés en ser un militar profesional íntegro y querer estar en mi puesto de trabajo, en vez de estar en casa cobrando la totalidad de mi sueldo sin hacer nada, ese fuese el motivo para comenzar a destrozar mi vida. Está mal visto para ellos, para los mandos, no es lo mismo decir para sacar pecho, tengo al cien por ciento a mi tropa activa, que no poder decirlo. Somos tratados como meros números, nada más.

JMF: ¿Por qué te hiciste militar?

Agustin Fariña: Tengo familia militar y padre retirado Policía Nacional. Desde pequeño, al ver a mis hermanos vestidos de militar, era mi gran sueño. Al ejército se entra por vocación, es un trabajo muy duro y muy mal remunerado.

JMF: Y ¿en qué situación militar estás ahora?

Agustin Fariña: Ahora mismo, tras intentos de suicidio e ingresado por ello, me encuentro a la espera de ser expulsado de las fuerzas armadas españolas, por perdida de actitudes psicofísicas, pero no se me reconoce la causa efecto de mis enfermedades dentro del entorno militar. Es por ello que tendré juicios en contra de Defensa por las irregularidades, el primero de ellos a celebrar este próximo 4 de Junio de 2018, en el TSJ Central de Madrid.

JMF: ¿Te olvidas ya de ser militar?

Agustin Fariña: Sí, mis enfermedades imposibilitan mi continuidad en el ejército. Tengo stress post traumático, depresión, fobias y crisis de ansiedad, entre otras enfermedades. Me cuesta asimilarlo tras toda una vida entregada a mi Patria, pero he de ser consciente de mis enfermedades, no pido seguir ejerciendo. Aunque cuelgue mi uniforme, siempre correrá por mis venas la sangre militar.

JMF: Entonces, ¿los juicios para qué son?

Agustin Fariña: Para que se reconozca por una parte, el abuso de poder, persecución, daños psicólogicos y atentar contra mi honor y por la otra, tras la opacidad de mi caso por parte de la justicia Militar de este país, para que se me reconozca lo que es justo, mis enfermedades como causa efecto en mi entorno laboral en las Fuerzas Armadas. Pretenden echarme a la calle sin ello, con una mano delante y otra detrás.

JMF: Pero esto,  ¿qué consecuencias tendría para ti y para el ejército?

Agustin Fariña: Para mí, resarcir el daño ocasionado, ha de haber justicia y esa es la base de mi lucha, JUSTICIA!! Para el ejército, ninguna, ellos jamás van a reconocer una enfermedad psicológica o psíquica de un soldado. Son sabedores de lo caro que sale en este país, defender tu verdad y justicia. Sabedores de que los soldados con su mísero sueldo, serán incapaces de financiar su defensa por la vía Civil. Yo he tenido la gran suerte, de contar con personas que me están apoyando de lo contrario, esto hubiera sido imposible para mí de seguir luchándolo. Otros no han tenido esa fortuna, y por ello, se han quedado a la mitad del camino, a la mitad de su lucha, sin poder llegar tan lejos, como yo sí he podido hacer.

JMF: ¿Qué le reprochas al ejército?

Agustin Fariña: El abandono sufrido tras esa lesión del año 2014, ese abandono y no defender la verdad, dejando y permitiendo que hundieran mi vida y la de mi familia que han sufrido mucho al verme tan mal. Se lo reprocho al Ministerio de Defensa, que no es lo mismo que el ejército. Se lo reprocho a la alta esfera militar de este país. No reprocho en su totalidad al ejército ya que del mismo, me llevo en mí corazón, a grandes compañeros de empleo y superiores míos, auténticos profesionales pero mejores como personas. Pero me siento así, el Ministerio de Defensa, me ha abandonado.

JMF: ¿Cómo se te puede ayudar?

Agustin Fariña: Ya no se trata, de cómo se me puede ayudar.  La pregunta perfecta sería, ¿cómo se les puede ayudar a tantos y tantos soldados que se encuentran en la misma situación? Porque vamos a ser realistas, mi caso no es único, cierto es que no se repite todos los días, ni en todos los cuarteles, pero ocurre más de lo que pueda pensar los ciudadanos. Y por otra parte, que sería de gran ayuda ya no solo por mi caso si no por el resto, es de dar a conocer en cualquier medio de comunicación como es éste que usted me brinda, la verdad, lo que ocurre en muchos más casos, que los españoles sepan porque tienen derecho a ello, a saber lo que ocurre en muchos cuarteles tras sus muros.

JMF: Gracias Agustin, intentaré que tu caso llegue a muchos. Un abrazo y vamos hablando.

Agustin Fariña: Un millón de gracias amigo mío.

Secciones
EspañaPolítica

Nacido en Manresa, (Barcelona). Licenciado en Ciencias Biológicas (UB). Ex profesor (UAB), ex editor (Editorial Labor), ex político (Ayto de L'Hospitalet y Parlament de Catalunya) y periodista.
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

Otros: